’61’ Dorado, una nueva etiqueta para un vino de toda la vida

’61’  Dorado, primera marca embotellada de la cooperativa, renueva su imagen para seguir la línea del último producto de Bodega Cuatro Rayas: ’61’ Vermouth.

Con un dorado empolvado, que recuerda al interior de la botella, custodiado por el mítico 61 de la marca, guarda la esencia de lo que fue y la promesa de que, lo que se bebe, es un viaje al pasado, dónde los vinos son de licor y nos recuerdan a tostado.

Pocos saben que hubo un tiempo, no muy lejano, en el que los vinos generosos identificaron a los vinos de Rueda, Medina, La Seca, Serrada, Nava del Rey y casi todas las poblaciones vinícolas de la comarca. Este periodo llegó hasta los años 70, desde el último cuarto del siglo XIX. Buena muestra de ello son las innumerables bodegas subterráneas, con miles de barriles, botas, bocoyes y barricas que los cuberos construyeron en las cavidades subterráneas. Pues bien, todavía podemos hablar y degustar el último reducto enológico de estos vinos históricos, que seguían el sistema de criaderas y soleras de los vinos de Jerez. La bodega Cuatro Rayas conserva un vino blanco de estas características: el 61 Dorado. Casualmente, este tipo de vino permanece dentro de las categorías y tipologías que recoge el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Rueda.

El reglamento recoge esta categoría de vino ‘Dorado’ y lo define como “un vino de licor seco obtenido por crianza oxidativa, que debe permanecer en roble, al menos, los dos últimos años antes de su comercialización; de color dorado con aroma y sabor ligeramente tostado por su larga oxidación en madera y de graduación no inferior a 15 grados”. Con el paso del tiempo, la tipología fue perdiendo protagonismo, dando paso a otro tipo de elaboraciones, aunque siempre con la variedad verdejo como principal bandera.

Evolución de la etiqueta de ’61’ Dorado

La bodega Cuatro Rayas nunca ha renunciado a esta tipología, de hecho, es la más representativa de su tradición elaboradora. Fue el primer vino que se embotelló en la bodega en el año 1950. En la añada fundacional de 1938, los socios decidieron llevar el vino a la bodega por primera vez e introducirlo en grandes tinos. Eligieron el mejor que tenían con un objetivo claro: elaborar añejado de forma comunitaria y en la casa de todos. Con los tinos cargados de vino, el depósito número 61 fue el mejor de todos, por eso decidieron que ese sería el nombre que lucirían las primeras botellas: Fino 61. Nacía entonces la primera marca comercial de la cooperativa.

Bodega Cuatro Rayas sigue fiel a esta tipología. Se sigue elaborando en criaderas y soleras, tal y como se hacía entonces. Hoy lleva el nombre de ‘Dorado Rueda 61’ y es el testigo más fiable de la tradición elaboradora del pasado. Este vino blanco (verdejo y palomino) adopta, por lo tanto, el apellido ‘dorado’ porque alude a su tiempo de crianza. Tiene una alta graduación (15,5º) y pasa por largas crianzas. El secreto está en las uvas sobremaduras, la fermentación y el propio sistema de soleras.

El Departamento de Calidad de la Bodega Cuatro Rayas

Dentro de nuestro recorrido por las secciones y áreas que integran el organigrama de la Bodega Cuatro Rayas, hoy queremos contaros las funciones que desarrolla el Departamento de Calidad. Su cometido es clave dentro del engranaje de nuestro proyecto vitivinícola, pues de él depende la actualización e implementación de los requisitos de calidad y seguridad alimentaria exigidos por las normativas alimentarias BRC (British Retail Consortium) e IFS (International Food Standard).

El correcto cumplimiento de los parámetros de calidad afecta a todos los departamentos, fases y personal de la Bodega Cuatro Rayas. Incluso a pie de viña -antes de la recogida de la uva- y termina mucho después de la elaboración y embotellado del vino; prolongándose hasta la misma expedición y salida de los pedidos rumbo a los mercados. Durante este largo proceso –el que nos conduce de la viña al consumidor-, este departamento realiza controles exhaustivos para cumplir con todos los requerimientos en materia de seguridad alimentaria. Hay controles a pie de viña, también análisis en el Laboratorio, una vigilancia extrema en la elaboración y embotellado, hasta llegar a la fase de etiquetado y embalado. Incluso los propios proveedores de la bodega tienen que someterse a un estricto control para cumplir con las exigencias de las normativas.

Desde el Departamento de Calidad de Cuatro Rayas nos señalan la importancia de que todos los departamentos estén involucrados en este ámbito, pues es un modo de afianzar su compromiso con la empresa, pero también con los consumidores. No en vano, el rigor y transparencia de todos nuestros procesos contribuyen a reforzar su confianza en nuestro trabajo. Conviene matizar también que, en este sentido, lo importante siempre es trabajar por la mejora continua de todo el proceso del vino, por esto este departamento insiste en la actualización, renovación e implementación de cuantas novedades garanticen el máximo cumplimiento de nuestros objetivos en materia de calidad.

Concha Hernández

En este departamento trabajan Concha Hernández y Ricardo Serrano. Ambos son técnicos de Calidad de esta división de la Bodega Cuatro Rayas. Concha, que es quien hoy nos recibe en su puesto de trabajo, lleva vinculada a la bodega desde el año 2017 y, desde entonces, trabaja en esta parcela. Natural de Pozaldez, esta ingeniera también es Máster en Sistemas Integrados de Calidad y Medio Ambiente. “Debemos trabajar por adecuarnos a las necesidades de nuestros clientes, a quienes debemos el cumplimiento de los mayores niveles de exigencia para que sus expectativas se vean cubiertas desde todos los ámbitos”, remarca.

El Departamento de Marketing y Comunicación de la Bodega Cuatro Rayas

El Departamento de Marketing y Comunicación se encarga de gestionar la información y comunicación que genera la Bodega Cuatro Rayas, tanto de carácter interno (destinada a los socios y empleados), como externo; es decir, la relacionada con los medios de comunicación, patrocinios e imagen de marca. Los responsables de este departamento también lo son del desarrollo de campañas de comunicación y publicidad, y su presencia es una constante en ferias profesionales y eventos promocionales de gran calado. Gracias a su familiarización con el lenguaje de la cata y sus amplios conocimientos sobre la filosofía de la bodega y todos los procesos del vino, su presencia suele ser habitual en presentaciones, catas y degustaciones; y en la atención directa de los enoturistas, que acuden a visitar la bodega desde cualquier parte del mundo.

El equipo de Marketing y Comunicación también se encarga de gestionar y crear contenido en aquellas redes sociales donde tiene presencia activa la Bodega Cuatro Rayas. Sin duda, no nos equivocamos al señalar que este departamento es uno de los más estratégicos de la bodega, pues de él depende el cuidado de la imagen de la firma, pero también la fluida comunicación entre todos los miembros de la entidad, en este caso, los socios de la bodega cooperativa.

Aquí trabajan Álvaro Gago, María Estévez y Sonia García. Álvaro es el director de Comunicación, relaciones públicas de la bodega y responsable del contacto con la prensa especializada y generalista. Natural de Valladolid, este licenciado en Periodismo por la Universidad Europea Miguel de Cervantes de Valladolid se incorporó a este departamento de la firma lasecana en el año 2015 y, desde entonces, ejerce su cometido como máximo responsable.

Nacida en Madrid, pero afincada en Valladolid, María Estévez es licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas por la Universidad de Valladolid (UVA). Ella se encarga de redactar las notas de prensa, gestionar los patrocinios e Intranet, y de la parcela enoturísticas. La última incorporación al departamento ha sido Sonia García. Natural de Tordesillas (Valladolid), es licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas, también por la UEMC. Su cometido está relacionado con el diseño de etiquetas y publicidad gráfica, las actualizaciones web y el Marketing de producto.

Nueva etapa de la Ruta 61 Vermouth Verdejo y 61 Frizzante 5.5 Verdejo

Si estás en Valladolid este sábado 2 de junio, pásate por los bares de las calles cercanas a la Catedral y ¡pruébalos! El 61 Vermouth y el nuevo 61 Frizzante 5.5 Verdejo están ya disponible en los bares y restaurantes de la ciudad y provincia. Hay una larga lista de establecimientos donde puedes disfrutar de tu 61 Vermouth y 61 Frizzante, pero sólo en 9 de ellos este sábado se llevarán a cabo degustaciones-presentaciones del producto. Regalos y varias sorpresas esperan a todos los que se acerquen.

  • La Negra Flor Fray Luis de León, 2
  • Pigiama Café Castelar, 5
  • Restaurante María Rastro, 1
  • La Cacatúa Cascajares, 1
  • La Cárcava Cascajares, s/n
  • Las Aldabas Teresa Gil, 18
  • Apple Rose Librería, 9
  • La Central “Rugby Bar” Plaza Universidad, 7
  • El Huevo Y La Gallina Platería, 17-1

El Departamento de Operaciones de la Bodega Cuatro Rayas

El Departamento de Operaciones se encarga de organizar toda la Producción. Aquí trabajan –como principales responsables- Luis Bernardo (director de Operaciones); Jorge Labajo (Responsable de Producción); Sara de Íscar (Responsable de Compras) y los técnicos de Calidad Ricardo Serrano y Concha Hernández. Este Departamento de Operaciones incluye otros sub-departamentos tan importantes como:

Compras. Aquí se establecen todas las relaciones con los proveedores. También se encargan de todos los elementos auxiliares del embotellado, es decir, todo lo que tiene que ver con la adquisición de material para la bodega, desde el corcho a las etiquetas, cajas de cartón e incluso las botellas donde después se depositará el vino para ser comercializado. En este departamento trabaja Sara de Íscar, como principal responsable. Ella se incorporó a la bodega en 2004. Natural de Serrada, es ingeniera agrícola y cuenta con formación específica en Compras y Gestión de Bodegas.

Producción. Se encarga de materializar los pedidos en la embotelladora. Conviene destacar que, precisamente, la embotelladora es una de las ‘joyas’ de la Bodega Cuatro Rayas, puesto que es la de mayor capacidad productiva de Castilla y León. Por poner un ejemplo, su producción máxima es de 10.000 botellas/hora, y cuenta con una producción real efectiva de 75.000 botellas/día, lo que supone una cifra de embotellado anual de 18 millones de unidades. Aquí se embotellan más de 200 referencias, con dos turnos (de mañana y de tarde) y un tercero dedicado, exclusivamente, a tareas de limpieza. La moderna embotelladora está equipada con una estación de lavado, llenado y taponado. Después de pasar por aquí, los envases llegan al capsulado, el etiquetado, el encajonado y el paletizado, que situará la mercancía en el punto de salida, lista para su distribución. En la línea de embotellado trabajan Fernando Vidal, Pedro A. Sobrino, Emilio Olteanu y Héctor Asensio (encargados); además de los operarios Francisco Fidalgo, José Mª Vidal, Rodrigo Rivera, Santiago Pocero, Sergio Sacristán y Agustín Rochas; y Fidel Muñoz, Óscar García y Víctor Capellán (Limpieza).

Logística. Desde este sub-departamento se encargan de organizar y preparar todos los pedidos para que lleguen correctamente a su destino. En este caso, nos referimos al Almacén, con una capacidad máxima de 1,2 millones de botellas. Aquí trabajan cinco operarios: Javier Rodilana (responsable de Recepción); Javier Cantalapiedra (Distribución) y los operarios Antonio Cantalapiedra, Braulio Romo y Sergio Rochas.

 

Nueva etapa de la Ruta 61 Vermouth Verdejo y 61 Frizzante 5.5 Verdejo

Si estás en Valladolid este sábado 26 de mayo, pásate por los bares de las calles cercanas a la Plaza Martí y Monsó (Plaza del Coca) y ¡pruébalos! El 61 Vermouth y el nuevo 61 Frizzante 5.5 Verdejo están ya disponible en los bares y restaurantes de la ciudad y provincia. Hay una larga lista de establecimientos donde puedes disfrutar de tu 61 Vermouth y 61 Frizzante, pero sólo en 15 de ellos este sábado se llevarán a cabo degustaciones-presentaciones del producto. Regalos y varias sorpresas esperan a todos los que se acerquen.

  • Alarcón Campana, 2
  • Belmondo Plaza Martí y Monsó, 1
  • Casa Tino Alarcón, 1
  • Ceyjo Los Molinos 3
  • Eskabetxina San Lorenzo, 5
  • El Peso Peso, 1
  • Gastro Bar Pasión Pasión, 11-13
  • La Cantina Plaza Mayor, 21
  • La Cotorra Caridad, 2
  • La Tasquita Caridad, 2
  • La Teja Plaza Martí y Monsó, s/n
  • María Eugenia Dulzainero Ángel Velasco, 1
  • Parrilla de San Lorenzo Pedro Niño 1
  • Taberna del Herrero Calixto Fernández de la Torre, 4
  • Zamora Correos, 5

Una cepa de Cuatro Rayas en los jardines de la Zarzuela

Sucedió a mediados del mes de abril del año 2010. La bodega cooperativa Cuatro Rayas se encontraba inmersa en las celebraciones de su 75 aniversario, motivo más que justificado para que fuera recibida en audiencia por el –entonces- príncipe Felipe en el Palacio de la Zarzuela. Sin duda, fue un momento único que nunca olvidarán los miembros de la bodega y otros invitados que encabezaron la delegación lasecana, entre ellos, su entonces presidente, Fernando Prieto; su gerente, Vicente Orihuela; responsables directos de todos los departamentos, y los presidentes de la bodega de los últimos 30 años.

De aquella visita quedaron numerosas fotos para el recuerdo, pero también las palabras de agradecimiento de don Felipe al recibir la Insignia de Oro de la bodega. No menos agradecido se mostró al recoger un segundo regalo –por cierto, bastante inusual para tales dependencias palaciegas- que fue una cepa de la variedad verdejo. El mismo don Felipe aseguró entonces que el ejemplar sería inmediatamente trasplantado a los jardines de la Zarzuela, sumándose así a otras especies forestales y ornamentales de gran singularidad. Sin duda, un obsequio especialmente bien recibido, teniendo en cuenta que procede del Pago de las Cuatro Rayas, uno de los más emblemáticos de la cooperativa, donde confluyen los cuatro términos municipales de La Seca, Medina del Campo, Rueda y Rodilana. Don Felipe no solo mostró un gran interés por su origen, sino también por el lugar más adecuado para colocarla, teniendo en cuenta el tipo de suelo, insolación y aireación que pudiera necesitar una cepa de estas características.

Tampoco queremos olvidarnos, en aquella importante jornada, de la entrega a Su Alteza Real de una botella Magnum de Cuatro Rayas a cargo del desaparecido Dionisio Miguel Recio, entonces presidente del Club Balonmano Valladolid, uno de los principales equipos deportivos patrocinados por nuestra bodega. Un detalle que volvió a agradecer don Felipe interesándose, ya en el marco de una conversación mucho más distendida, por otros aspectos de la firma, como su producción, distribución, red comercial y presencia en los mercados, fundamentalmente internacionales.

Cuatro Rayas Cuarenta Vendimias de Ribera del Duero

Cuarenta Vendimias amplía su gama con la incorporación de un tinto de tempranillo de la Denominación de Origen Ribera del Duero. Este vino lleva el sello de la enóloga Elena M. Oyagüe, que ha sido la responsable de la selección de las uvas, procedentes de viñedos ribereños de 40 años. Es bueno recordar que esta no es la primera incursión de la Bodega Cuatro Rayas en la Denominación de Origen Ribera del Duero, pues anteriormente ya lanzó un primer tinto, presentado hace un año, que ya ha cosechado muchos éxitos en los mercados. Con esta novedad, la llegada de este tinto ribereño enriquece la amplia gama de vinos de calidad de la cooperativa lasecana.

La enóloga Elena M. Oyagüe, autora de este tinto de la añada de 2015, es la encargada de aportar las notas de cata. Elena recuerda que este es el segundo proyecto nacido en el corazón de la Ribera del Duero y que, en este caso, el vino se ha elaborado en el entorno de Pedrosa de Duero (Burgos) a partir de la variedad tempranillo (100%) y después de haber pasado diez meses en barrica de roble.

El vino Cuarenta Vendimias Ribera del Duero 2015 se ajusta a todos los parámetros que marca esta tipología. En fase visual, presenta un color rojo cereza con reflejos morados, brillante, bien cubierto de color y con rasgos amoratados. En nariz es intenso, y predominan los torrefactos, toques de moca, sobre un fondo de fruta madura -ciruelas, cerezas y vainilla- muy bien integradas. En la fase gustativa, vuelven a aparecer torrefactos, fruta madura y vainilla. Es un vino muy persistente, carnoso, con un postgusto largo y muy equilibrado.

Como es un vino con cierta estructura, numerosos platos aseguran una correcta armonización, entre ellos, las carnes rojas y de caza, e incluso una buena tabla de verduras a la plancha, por poner algunos ejemplos.

Cítricos y botánicos en la cata de 61 Vermouth verdejo

Hoy os presentamos la cata del ‘61 Vermouth’, una de las últimas novedades de la Bodega Cuatro Rayas creada sobre la base de un vino 100% verdejo. Lo hacemos de la mano de su creador, el enólogo Roberto L. Tello, que forma parte del equipo técnico de la cooperativa. Roberto deja muy claro que se trata de una bebida aromatizada, aunque incluye dos tipos de vinos: por un lado, un verdejo joven afrutado y, por el otro, un vino verdejo fermentado en barrica. “Esa es la base, pero hay que tener en cuenta que, para ser vermú, se necesita una mezcla hidro-alcohólica de un destilado de hierbas aromáticas”, explica. Más de 50 plantas aromáticas intervienen en la elaboración de este vermú y, en muchos casos, esta selección de botánicos interviene para potenciar a la variedad verdejo, como el hinojo, la flor de saúco, el tomillo y el romero, que ofrecen inconfundibles aromas de monte bajo.

Para la preparación del vermú utilizaremos hielo y frutas cítricas, como el pomelo o la naranja, que aportarán frescura y realzarán algunas notas propias de la variedad verdejo. En cuanto a la fase visual, el vermú luce un tono caoba con reflejos ambarinos en la capa fina. Si lo llevamos a la nariz, nos encontramos con todos los aromas típicos de nuestra variedad reina. Es muy curioso cómo afloran el romero, el tomillo, el hinojo y los cítricos. En boca tiene volumen, se manifiesta un curioso equilibrio entre los sabores dulces y amargos, aunque siempre está presente la típica acidez de la variedad blanca. Agradable y de largo posgusto en su fase final. Realmente delicioso.

Lo mejor del vermú –por cierto, el nuestro se llama 61 en honor a la primera marca de la cooperativa- es compartirlo con amigos, con un buen aperitivo o con cualquier tipo de tapeo sobre la mesa o el mostrador. Y, recordad: cuando entréis en una tienda, en un bar o en un restaurante, fijaos bien en los tonos azulados de la etiqueta y en la inconfundible botella jerezana. ¡No pidáis otro vermú y tomadlo bien frío!

Cuatro Rayas y su compromiso con el reciclaje

La bodega Cuatro Rayas acaba de adherirse al Plan Empresarial de Prevención de Residuos de Envases 2017-2019, dirigido al sector del vino y las bebidas espirituosas. La iniciativa parte de Ecovidrio, que es una entidad sin ánimo de lucro encargada de gestionar el reciclaje de todos los envases de vidrio de España. Está claro que el reciclaje es tarea de todos y un simple gesto, como el de depositar una botella en un contenedor verde, puede ayudar al conjunto de la sociedad si todos aportamos nuestro granito de arena.

La filosofía de Ecovidrio y el extraordinario trabajo que desarrollan desde hace dos décadas nos ha animado a firmar este acuerdo de colaboración, que tiene mucho que ver con el cuidado del medio ambiente y el desarrollo sostenible. La primera línea de actuación a la que nos comprometemos se refiere a la adopción de medidas de reducción del peso de los envases primarios; es decir, en nuestro caso, la utilización de botellas más ligeras. Otro objetivo marcado tiene que ver con el peso de envases terciarios, en virtud del cual se reducirá el micraje del film estirable (para la paletización) y /o retráctil (para agrupar envases primarios); es decir, el plástico que envuelve los palés tendrá menos espesor, aunque mejorará sus propiedades elásticas.

Otro de los compromisos de Cuatro Rayas con Ecovidrio se refiere al aumento del porcentaje del material reciclado usado en nuestra bodega, y no solo de los envases, sino también de los embalajes de cartón. Esto último se refiere a las cajas genéricas de la bodega Cuatro Rayas, e incluso a los separadores del interior, que ya se están utilizando con material reciclado desde la adhesión al plan.

Como podéis comprobar, Cuatro Rayas aporta también su grano de arena en materia de reciclaje comprometiéndose con la sostenibilidad. Lo hacemos convencidos y estamos seguros de que el proyecto muy pronto crecerá con la ayuda y la responsabilidad de todos.