La caña de azúcar ya ‘cierra’ la gama Cuatro Rayas

En alguna ocasión ya os hemos hablado del cierre de la botella, de todo el proceso que se desarrolla en torno a él y, sobre todo, de los materiales que se emplean. Junto a los tapones de corcho, los sintéticos y los naturales, ahora se suma una nueva incorporación, que cierra toda la gama de vinos Cuatro Rayas. Nos referimos al tapón elaborado con polímetros derivados de la caña de azúcar.

Este tipo de tapón novedoso ofrece cierres de alta calidad, aunque su principal ventaja tiene que ver con que ofrece un extraordinario control de la entrada de oxígeno dentro de la botella. Además de la gestión de oxígeno, otra de sus particularidades es que es el primer tapón del mundo con huella de carbono prácticamente nula para los vinos de calidad.

Otra de las ventajas de este tipo de taponado es que no aporta defectos al vino. Y, además, aporta una excelente acción mecánica en el cierre; en otras palabras, tapona muy bien y mantiene buenas condiciones de cerrado, al menos, durante cinco años. Sin duda, toda una innovación para el sector del vino que, en este caso, se beneficia de una materia prima vegetal tan extraordinaria como es la caña de azúcar. Ecológico, sostenible, innovador, de fácil extracción y con todas las garantías para la conservación del vino. Así son los nuevos tapones que cierran las botellas de vino de la Bodega Cuatro Rayas. ¿Se puede pedir más?

Control de parcelas por satélite: precisión en la viña y calidad en los vinos

La bodega Cuatro Rayas ha puesto en marcha un proyecto de colaboración con el Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (Itacyl) para hacer un seguimiento de parcelas muy determinadas de nuestros socios viticultores. Todas ellas tienen un denominador común: el vigor del viñedo. No siempre es igual, por eso se diferencia en tres niveles: alto, medio y bajo. Este proyecto es muy preciso a la hora de determinar esta característica, porque contamos con la ventaja de que las parcelas han sido identificadas a través de imágenes tomadas por satélite. De este modo, se puede observar la evolución del viñedo con bastante detalle, algo muy importante para cualquier trabajo que se realice a pie de campo.

Una vez identificadas las parcelas, el proyecto contempla el establecimiento de dos grupos de trabajo para realizar el seguimiento de las mismas: por un lado, el conformado por el equipo técnico del Itacyl y, por otro, el del equipo técnico y de enología de la bodega Cuatro Rayas. Ambos grupos de profesionales realizan las mismas tareas, tanto en el viñedo, como en el laboratorio. Incluye la toma de muestras, la vendimia de la uva e incluso el análisis del material y la elaboración posterior del vino. Es decir, se aborda todo el proceso completo, de la cepa al vino, pero de forma separada y teniendo en cuenta el vigor de las parcelas. La única diferencia es que, mientras que el trabajo de la Administración trabaja con cantidades pequeñas, la bodega aplica los mismos criterios de muestreo, pero elabora a gran escala.

Lo interesante de este trabajo es el contraste de los resultados de ambos equipos sobre el mismo muestreo. Aún es pronto para dar a conocer ninguno, pues el proyecto de colaboración comprende dos años, pero la intención de este pormenorizado trabajo es extraer conclusiones que nos permitan mejorar la calidad futura de los vinos. La realización de catas verticales arrojará, en el futuro, resultados que se tendrán en cuenta y que influirán incluso en la organización de las vendimias.

El Vermú de La Seca: ‘61’ Vermouth

Bienvenida sea la moda del vermú o vermouth, como –casi- un acto social que reúne a familia y amigos antes de una comida. Aquí funcionó muy bien entre la década de los 60 y finales de los 80, aunque luego esta costumbre languideció. Los bares y cafeterías se llenaban de gentes a la hora del vermú, para tomarlo con toda su liturgia, servido con sifón, al gusto, con rodaja de limón y una aceituna.

Hoy os queremos hablar del Vermouth 61 de Cuatro Rayas. Por primera vez, un vino de uva verdejo entra a formar parte de la composición de una de las bebidas de moda: el vermú. Y lo hace de forma contundente. La misma Bodega Cuatro Rayas así lo cuenta a la hora de dar a conocer su novedad en esta campaña: está elaborado con una base de vino 100% de uva verdejo. Además, la bodega de La Seca ha elegido una de las marcas más emblemáticas, pues es la primera que embotelló la ahora conocida como Bodega Cuatro Rayas en la década de los años 50 del siglo pasado. De ahí que el ‘61’ se convierta en el primer vermouth disponible en el mercado, que reivindica sus raíces de verdejo; un vino blanco que, macerado con una cuidada selección de botánicos, dan como resultado un vermouth con tono caoba y aroma a monte bajo.

El enólogo Roberto L. Tello, del equipo técnico de la bodega y profesional volcado en sacar lo mejor de esta variedad de uva en los vinos que elabora, ha sido el encargado de dar a luz un producto que aúna modernidad y tradición. De hecho, la marca 61 es la que todavía lleva en la actualidad su vino con más solera, el Dorado, un generoso que es testimonio histórico de las elaboraciones amparadas por la D.O. Rueda.

’61 vermouth’ viste botella jerezana para reivindicar su personalidad vinícola. Está elaborado con 100% verdejo y es fruto del coupage de vino fermentado en barrica criado sobre lías y otro tanto de verdejo joven. El objetivo es que el resultado, macerado con una selección de botánicos, exprese y respete el carácter de la uva. La mezcla del verdejo, junto a las esencias de los botánicos, ofrecen un color caoba con reflejos ambarinos y un aroma intenso, donde predomina el monte bajo, el hinojo y la flor de saúco, con toques de tomillo y romero, tan característicos de la variedad verdejo. Boca equilibrada con un final amargo, agradable y largo, dejando los recuerdos balsámicos encontrados en nariz.

¡Bienvenido, Cuatro Rayas Verdejo 2017!

Ya está en la calle: el blanco Cuatro Rayas Verdejo de la añada de 2017 ha empezado a descorcharse. La primera semana de diciembre del año que acabamos de despedir ha recibido, por todo lo alto, a uno de los vinos de mayor personalidad de nuestra bodega. La botella, el corcho y la cápsula que lo cierra han puesto el punto y final a un largo proceso que empezó cuando terminó la anterior cosecha de uva, en el otoño de 2016. Después llegó el invierno y la poda, aparecieron las primeras yemas, luego las hojas y más tarde los primeros botones. Llegaron las bayas, los racimos, el envero y las maduraciones. Y, de nuevo, la vendimia: la de la añada de 2017. El fruto de la vid que hoy tenemos la oportunidad de llevarnos a los labios procede de aquí.

Muchos nos preguntan por la calidad de la uva verdejo que ha hecho posible este nuevo vino y no podemos decir más con menos palabras: su calidad es excepcional. Lo confirma la enóloga Elena Martín Oyagüe, responsable de la elaboración del vino, y lo reafirman los consumidores que han tenido ocasión de probar esta primicia. Elena explica que el proceso de elaboración se inició con las fermentaciones en ‘inox’ en torno a quince grados –y durante 21 días-, aunque anteriormente la uva se había macerado en prensa para extraer los aromas.

El resultado es un vino para quitarse el sombrero. Las notas de cata nos descubren, en la fase visual, un color amarillo pálido con reflejos verdosos, brillante. En nariz es potente, con fruta blanca tropical y fondos de fruta cítrica. En boca es extraordinariamente fresco. Intenso y con buena acidez, en retronasal se manifiesta mucha fruta blanca y un característico fondo de hinojo. Como siempre, es aconsejable degustarlo a una temperatura óptima. Armoniza de maravilla con cualquier tipo de plato, producto o receta, aunque es ideal servirlo acompañado de aperitivos, pescados y mariscos. ¡Salud!

Las uvas de la suerte de Cuatro Rayas

Cada año que se despide se lleva consigo doce meses de nuestra vida. A veces parece mentira que el tiempo pase tan deprisa. Las nuevas añadas nos lo recuerdan y vuelan impresas en las etiquetas de papel. Porque, para una bodega, el cierre del año lo es también de un ciclo completo de intenso trabajo. Todos hemos sido testigos de ello, pero quien mejor lo recuerda está fuera, a la intemperie: la viña.

La viña es testigo de todo, desde la poda a la vendimia. Sobre ella descansa el peso de los racimos y recibe todo lo que la naturaleza promete en cada estación del año: las heladas, las lluvias, el sol abrasador, las brisas nocturnas y las gélidas noches de invierno. Con retraso, a destiempo o por partida doble… ¡Ojalá que el próximo 2018 sea benigno con el campo, tan castigado por la sequía! Esperemos que pronto lleguen las lluvias y las nevadas, que tanta falta nos hacen a todos.

En el año que termina queremos entregaros nuestras uvas de la suerte. En realidad, todas las uvas de Cuatro Rayas están tocadas por la varita de la fortuna, pues de otro modo no podríamos descorchar los excelentes vinos que se elaboran en la bodega. Las uvas que tomaremos en Nochevieja saben a verdejo, a fruta y a flor, por eso cada campanada vendrá acompañada por el dulce sabor de los buenos deseos. Felicidad deseamos para quienes forman parte del gran equipo de la bodega Cuatro Rayas; para nuestros clientes y amigos; para nuestra red de distribución; y para los amantes del vino que confían en un blanco Cuatro Rayas cuando piden un vino en la barra del bar o lo descorchan con esmero en su propia casa.

Que cada uva reparta suerte. Desde la Bodega Cuatro Rayas os deseamos un venturoso año 2018, con el firme propósito de contribuir a ello brindando con un vino blanco verdejo en la copa. No hay mejor modo de tentar a la buena suerte. Gracias por confiar en nuestro trabajo y ojalá podamos compartir juntos muchas añadas más. Feliz Año Nuevo.

 

Cuatro Rayas y el espíritu de la Navidad

Si hay una fecha del calendario propicia para brindar, esa es la que recorre todo el arco festivo de los últimos días de diciembre. Lo mejor de todo es que no hay un día señalado, sino varios. Y la ocasión se multiplica cuando en torno al brindis se reúnen las familias y los amigos, en un cálido abrazo que es especialmente intenso cuando llega la Navidad. Junto a los brindis se suceden los buenos deseos y a veces se intercambian regalos. Los sentimientos están a flor de piel y es inevitable que nos invada cierta nostalgia, pues estas fechas también nos obligan a recordar a quienes ya se han marchado.

El espíritu de la Navidad se cuela en la mirada de los niños, probablemente el más puro reflejo de la ilusión y la esperanza. Pero también entra en los hogares, las casas de comidas y los restaurantes, sobre una mesa bien puesta y preparada para la celebración, donde abundan los productos de proximidad y los vinos propios de cada lugar.

Desde la Bodega Cuatro Rayas también queremos brindar por todos vosotros. Y queremos hacerlo de la mejor manera posible: alzando una copa de vino verdejo, el símbolo que mejor define nuestro trabajo. Brindamos porque se siga cultivando la vid en el solar de nuestros mayores y porque, entre todos, sepamos conservar ese valioso legado que muchos denominan ‘cultura del vino’. Porque esa es nuestra razón de ser. Brindamos también por todo lo que nos rodea y nos enriquece, porque valoramos al viticultor, pero también al pastor y sus rebaños, y a cuantos hombres y mujeres se esfuerzan en dibujar, cada día, ese bello escenario rural de oficios, costumbres y tradiciones al que pertenecemos.

Deseamos que los vinos de Cuatro Rayas estén presentes en vuestras mesas de Nochebuena y Navidad. En cada botella que se descorcha viajan nuestros mejores deseos, por eso cada copa -y cada sorbo- ha de ser un regalo de emociones compartidas. Alzamos la copa por vosotros y por los más de 60 países donde también se brinda ya con los vinos de Cuatro Rayas. Entre todos lo hemos hecho posible. Feliz Navidad.

Cuatro Rayas Cuarenta Vendimias Sauvignon Blanc

Pocas cosas nos llenan de más satisfacción como descorchar una botella y catar el vino que contiene. Nos entusiasma observar cómo se descubre ante los sentidos, la complejidad de sus matices, su color, el aroma que desprende y cómo se comporta cuando lo llevamos a la boca. En el siguiente vídeo podéis seguir la cata del blanco Cuatro Rayas Cuarenta Vendimias Sauvignon Blanc.

Nos guía en la cata la enóloga Elena Martín Oyagüe, sucesora del también enólogo Ángel Calleja, con quien ha trabajado, codo a codo, durante dos décadas. Ella firma esta selección especial, elaborada con uvas procedentes de viñedos plantados en 1990 y que hoy suman cuatro hectáreas. Si tenéis la ocasión de seguir esta cata con un Cuatro Rayas Cuarenta Vendimias (sauvignon blanc) delante, comprobaréis que la descripción se ajusta, perfectamente, al vino que vais a probar.

Elena conoce muy bien este vino y, entre todas sus cualidades, destaca de él su color, amarillo pálido brillante. También su nariz fresca, con aromas a frutas cítricas, hierbabuena y flores blancas. En boca se manifiestan, de nuevo, las frutas cítricas, y presenta una refrescante acidez. A la hora de armonizar, el abanico de platos y productos es tan amplio como el gusto del consumidor, pero sabemos bien que nunca defrauda si lo hacemos acompañar con pescados, mariscos, sopas y cremas frías. Deseamos que disfrutéis de este vino tanto como lo hacemos nosotros cuando descorchamos una botella. ¡Salud!

“61” Vermouth & Live Music

Bodega Cuatro Rayas ha organizado una actividad para el 4 de noviembre en la que se unen la pasión por la música y la pasión por el verdejo y que se suma a la Ruta “61 Vermouth Verdejo”, una serie de actividades programadas para promocionar el nuevo producto de Bodega Cuatro Rayas: “61” Vermouth y que ya ha cumplido varias etapas.

“61” Vermouth & Live Music

Cover Club Acústico* serán los encargados de acompañar musicalmente esta actividad donde se podrá conocer las instalaciones y disfrutar del último producto de Bodega Cuatro Rayas, “61” Vermouth en un ambiente distendido mientras descubres los secretos de elaboración del primer vermú de bodega cien por cien verdejo.

¡Anímate y ven a tomarte el 61 Vermouth acompañado de un aperitivo a base de encurtidos y alguna sorpresa más!

*Cover Club Acústico, su sonido es una mezcla de rock&roll, pop, funky, soul, swing… Siendo la base de su espectáculo un amplio repertorio de conocidos temas de los 70’s, 80’s, 90’s… interpretados con una actitud que llevan su música más allá de la simple imitación infundiéndole una enorme originalidad y energía.

 

¿Qué incluye la entrada?

Información de interés:

  • Día: 4 de noviembre de 2017 (sábado)
  • Apertura de puertas: 12.30 horas
  • Comienzo de la actividad: 13.00 horas (duración aproximada de dos horas)
  • Lugar: Tienda Bodega Cuatro Rayas
  • Precio: 12 euros por persona (plazas limitadas)

 

A tener en cuenta:

  • Sesiones disponibles: sábado, 4 de noviembre de 2017
  • Prohibida la entrada a menores de 18 años
  • Plazas limitadas, obligatorio adquirir la entrada antes de las 23:59 horas del viernes 3 de noviembre del 2017
  • Venta anticipada vía ticketea: 12 euros (i.v.a incluido)
  • El horario (apertura de puertas 12:30, comienzo del concierto 13:00 y final de la actividad 15:00) y fecha (4 de noviembre) son susceptibles de modificación acorde a las necesidades propias de la actividad por lo que es obligatorio facilitar un teléfono de contacto
  • Transporte NO incluido.
  • Una vez adquirida la entrada, no se admitirán cambios ni devoluciones, única y exclusivamente, se cambiará por otra entrada para la nueva fecha en caso de cancelación total del evento por parte de la organización.
  • La imposibilidad del COMPRADOR de asistir a la actividad por causas ajenas a Bodega Cuatro Rayas y/o el error al realizar la adquisición o no haber observado el cambio de fecha u horario, no serán motivos válidos para solicitar la devolución del importe del precio de las entradas.

 

 

 

 

Ruta “61 Vermouth Verdejo”

Elaborado en la Cuna del Verdejo, la localidad vallisoletana de La Seca, kilómetro cero de nuestro recorrido. Esta selección que aúna modernidad y tradición lleva por nombre “61”, la primera marca de vino que embotelló Bodega Cuatro Rayas allá en la década de los años cincuenta. ¡Descúbrelo en la próxima etapa de la Ruta “61 Vermouth Verdejo”!

3ª etapa: viernes, 20 en: Bar Lyon D’OR, Corinto y La Cantina y sábado 21 de octubre, en: Villa Paramesa, Taberna el Herrero, La Criolla, Ultramarinos Almacen, Bar Ceyjo, Pasión Gastrobar, El Peso, Rte. Zamora

La tercera etapa de la Ruta “61 Vermouth Verdejo arranca el viernes 20 de octubre en los establecimientos Bar Lyon D’OR, Corinto y La Cantina  y continúa el sábado 21 de octubre en Villa Paramesa, Taberna el Herrero, La Criolla, Ultramarinos Almacen, Bar Ceyjo, Pasión Gastrobar, El Peso y Rte. Zamora, bares y restaurantes que se han sumado ya a la Ruta “61” Vermouth Verdejo, y donde se van a llevar a cabo degustaciones-presentaciones del producto por parte de la bodega ubicada en el corazón de la Denominación de Origen Rueda. Regalos y varias sorpresas esperan a todos los que se acerquen.

Viernes 20 de octubre

  • Lyon Dor, plaza Mayor, 4
  • Rte. Corinto, c/ María de Molina 16
  • La Cantina, Plaza Mayor, 21

Sábado 21 de octubre

  • Taberna El Herrero, c/ Calixto Fernández de la torre, 4
  • Rte. La Criolla, c/ Calixto Fernández de la Torre, 6
  • Villa Paramesa, c/ Calixto Fernández de la torre, 5
  • Rte. El Peso, c/ Peso, 1
  • Rte. Gastro Bar, c/ Pasión, 6
  • Rte. El Almacén, c/ Campanas, 1
  • Bar Ceyjo, c/ José Antonio Primo de Rivera, 3
  • Rte. Zamora, c/ Correos, 5

2ª etapa: sábado, 7 de octubre, en: La Teja, La Cotorra, La Tasquita, Monsó Uno y María Eugenia (Valladolid)

Bodega Cuatro Rayas sigue dando a conocer el sorprendente “61” Vermouth, el primer vermú de bodega con carácter 100% verdejo. Si estás en Valladolid este sábado 7 de octubre, pásate por la plaza Martí y Monsó (Plaza del Coca) y pruébalo en La Teja, La Cotorra, La Tasquita, Monsó Uno o María Eugenia, bares y restaurantes que se han sumado ya a la Ruta “61” Vermouth Verdejo, y donde se van a llevar a cabo degustaciones-presentaciones del producto por parte de la bodega ubicada en el corazón de la Denominación de Origen Rueda. Regalos y varias sorpresas esperan a todos los que se acerquen.

La hora del vermú, al igual que casi todo en la vida, siempre es mejor en buena compañía ¡Salud!

  • La Teja, plaza Martí y Monsó, S/N
  • Monso Uno, plaza Martí y Monsó, 2
  • La Cotorra, c/ Caridad, 2
  • La Tasquita, c/ Caridad, 2
  • Maria Eugenia, c/ Dulzainero Ángel Velasco, 1

1ª etapa: salida, domingo, 24 de septiembre en: ‘El Paquidermo, Dulce y Salado’ (Valladolid)

El domingo 24 de septiembre, el vermú de Bodega Cuatro Rayas se presenta por primera vez en uno de los bares con la selección más amplia de este tipo de bebida en Valladolid, ‘El Paquidermo, Dulce y salado’, en el barrio de Villa del Prado, que ese día celebra su segundo aniversario. Roberto L. Tello explicará a todos los clientes que se acerquen entre las 13.00 y 15.00 horas las claves de la elaboración del mismo.

Roberto L. Tello durante la presentación en El Paquidermo dulce y salado, el pasado 24 de septiembre

Disfruta del “61” Vermouth en:

VALLADOLID:

  • La Teja, plaza Martí y Monsó, S/N
  • Monso Uno, plaza Martí y Monsó, 2
  • La Cotorra, c/ Caridad, 2
  • La Tasquita, c/ Caridad, 2
  • Maria Eugenia, c/ Dulzainero Ángel Velasco, 1
  • Bar el Bar, c/ Menéndez Pelayo, 8
  • Rte. Jero, c/ Correos, 11
  • Alberca Gourmet, plaza de la Rinconada, 7
  • Bar Alarcón, c/ Alarcón, 3
  • Taberna El Herrero, c/ Calixto Fernández de la torre, 4
  • Rte. La Criolla, c/ Calixto Fernández de la Torre, 6
  • Villa Paramesa, c/ Calixto Fernández de la torre, 5
  • Rte. El Peso, c/ Peso, 1
  • Gastro Bar, c/ Pasión, 6
  • Rte. El Almacén, c/ Campanas, 1
  • Pigiama Café, Pasaje Gutiérrez, 3
  • Bar Sastrería, Pasaje Gutiérrez, 6
  • La Negra Flor, c/ de Fray Luis de León, 2 (Pasaje Gutiérrez).
  • Rte. Corinto, c/ María de Molina 16
  • Lyon Dor, plaza Mayor, 4
  • Las Aldabas, c/ Teresa Gil, 18
  • Bar El Barco, plaza El Salvador, 7

LA SECA

  • Tienda Bodega Cuatro Rayas, carretera de Rodilana, s/n
  • El Hidalgo, c/ Tomás Bayón, 68
  • La Fragua, c/ Santiago Sanz, 2
  • La Posada de Toño, plaza España, 6
  • Vintage, c/ Tomás Bayón, 21

RUEDA

  • La Viña de Rueda, c/ Santísimo Cristo, 134
  • Casa Lola, c/ Santísimo Cristo, 144

MEDINA DEL CAMPO

  • Hotel Villa de Ferias, Av. del V Centenario de Isabel la Católica, 4,
  • El Arte, Plaza Rinconada, 2

TORDESILLAS

  • Rte. Los Toreros, Avenida Valladolid, 26

Dos semanas de apoyo directo a los afectados por el terremoto de México

El director de Exportación de Bodega Cuatro Rayas, Sergio Fiorentini, regresa a España tras haber vivido el terremoto en primera persona y haber colaborado con restaurantes clientes de la bodega en el país. Ha ayudado lavando platos durante los servicios a los necesitados, apoyado el acopio de comida y comprado medicamentos. Han sido dos semanas en los que pese a haber tenido que cancelar las citas comerciales ha seguido visitando a los clientes con el objetivo de arrimar el hombro en todo lo posible. Este es su testimonio:

“Quisiera compartir con ustedes las tremendas vivencias que me han tocado experimentar en mi viaje a México. El terremoto del pasado 19 de septiembre me sorprendió trabajando con un grupo de periodistas en el quinto piso del hotel, donde no hace falta contar las sensaciones vividas, no sólo durante el sismo, sino durante la evacuación del edificio, realizada por escaleras de servicio, sin luz y con trozos del techo y pintura cayendo sobre nosotros. Después de 3 largas horas esperando en la calle, nos permitieron regresar al hotel. Aunque los sonidos de las ambulancias y helicópteros eran cada vez mayores, aún no era consciente de la magnitud de lo sucedido.

Las citas comerciales que tenía previstas para esa tarde, como es lógico, se suspendieron, por lo que quise acercarme a la zona para dar una mano en lo que se pudiera. Grande fue mi sorpresa al ver ya a cientos y cientos de personas organizándose en colas para sacar los escombros de los edificios caídos y salvar al mayor número de víctimas posibles, ya era imposible acceder a la zona ya que la policía sólo dejaba pasar a personas que llevaran palas, picos y otros elementos para la tarea.

De regreso de Oaxaca (donde volé para continuar mi programa) a ciudad de México, quise realizar una donación en nombre de la Bodega a las víctimas y voluntarios que estaban trabajando en las labores de rescate. Como la mayoría de los restaurantes de la ciudad, estaban realizando acopio de alimentos para preparar viandas a los damnificados, contacte con dos que son clientes nuestros, pero me comentaron que no podían recibir más material ya que sus neveras estaban desbordadas por las donaciones. A través de la página web de la Cruz Roja, vi que se necesitaban medicamentos, y con la ayuda de personal del hotel recorrí varias farmacias ya que estaban desabastecidas, para comprar suero, gasas, alcohol, jeringas, material quirúrgico, gotas para los ojos de los voluntarios, bebidas isotónicas etc., los que pude llevar a la zona de Álvaro Obregón, que tristeza lo visto, y al mismo tiempo la fuerza y entereza de la gente por seguir trabajando sin pausa para salvar vidas te deja sin aliento. La directora de la Cruz Roja, nos agradeció mucho el gesto, y me llevó donde estaba la delegación española enviada por el gobierno, UME (Unidad Militar de Emergencias) a quienes puede saludar y compartir unos minutos con ellos.

Al regresar al hotel, me encontré en la habitación los mensajes que adjunto, escritos por las personas que me ayudaron a buscar farmacias y me trasladaron al lugar donde dejar los medicamentos. Sin palabras…”

Sergio Fiorentini.