Archivo por meses: junio 2014

Verdejo todo el año, con V de…

En Cuatro Rayas creemos en la innovación y la aplicamos a todas las actividades que desarrollamos, desde cómo hacemos el vino hasta la comunicación en redes sociales que tantas alegrías nos da, con algún que otro reconocimiento.

Somos muchas las bodegas que hablamos de nuestros vinos en Internet, Facebook, Twitter… por eso es necesario hacerlo de una forma diferente a los demás. Si no somos capaces de diferenciar nuestro mensaje, tampoco seremos capaces de contarte a ti como consumidor por qué debes comprar nuestro vino.

Así que nos planteamos preguntas y analizamos a nuestro público. Conclusión: nos dimos cuenta de que el verdejo es un vino que gusta mucho, pero que se consume en verano principalmente. ¿Por qué? Porque se trata de un vino suave, que suele tomarse a una temperatura más bien fresca (entre 6 u 8 grados) y que se asocia al buen tiempo.

 
En Cuatro Rayas vendemos #VerdejoTodoElAño (también en verano claro) y así se comunica en esta campaña. Necesitamos, eso sí, demostrar que el verdejo no es estacional y que su consumo no debería asociarse a una época concreta. Buscamos situaciones y acciones que se hacen sólo en verano para jugar con ellas, descontextualizarlas y, a través de un toque de humor, decir bien alto que puedes beber nuestro vino cuando y como quieras.

Por otra parte, y ya llegado buen tiempo, retomamos la campaña con un guiño a las acciones realmente veraniegas. De ahí que vinculemos a través del nombre Verano, Verdejo y Vino, que empiezan con V. Aunque este ejercicio a la RAE, posiblemente, le parezca poco divertido… o no.

 
Siempre nos hemos considerado una marca joven, moderna, dinámica y fresca, que trata de mirar el mundo con optimismo y con alegría, por eso tratamos de que nuestra comunicación, en cualquier soporte y formato, transmita esos valores. Valores que no están reñidos, en absoluto, con la experiencia y la sabiduría a la hora de hacer un vino excelente.

Ahora, siéntate y disfruta del Viernes (con uve) con una copita de Verdejo (también con uve 😉

¡Hasta siempre equipo!

Ayer se confirmó la triste noticia de la desaparición del Club Balonmano Valladolid. La afición del balonmano nacional está conmocionada, y la nuestra desolada. Desaparecen 23 años de historia de un club que tantas alegrías ha dado a esta ciudad. La grave situación económica que vivía ha resultado ser una herida de muerte para el histórico Club.

Queremos aprovechar este canal para compartir nuestro dolor y acompañar a todo el que sufre de alguna manera la desaparición del balonmano de Valladolid. Hemos tenido la inmensa fortuna de formar parte de esta gran familia durante cuatro temporadas como patrocinador principal. No podemos estar más orgullosos de que hayáis llevado nuestro nombre, a pesar de todo. La humanidad, la valentía y el coraje de este equipo son nuestro mejor reflejo, nadie ha podido llevar mejor nuestra camiseta.

Desde la bodega hemos intentado estar a vuestro lado siempre, hemos sentido los colores como un gran aficionado más, os hemos animado, hemos intentado “pintar soles” cuando el cielo estaba gris… Porque nos hemos sentido uno más de esta gran familia del balonmano pucelano. Así que hoy también es un día triste para Cuatro Rayas, aunque nunca, nunca hay que dejar de creer en la fuerza de la actitud positiva. Esperamos que algún día, a pesar del dolor que supone esta liquidación , exista otro equipo que nos una como nos ha unido el Club Balonmano Valladolid.

Queremos dar las gracias a todos los jugadores que han pasado por el Club desde sus inicios, aunque con especial cariño a todos los que han pasado los últimos cuatro años. Gracias por enseñarnos lo que significa compañerismo, fuerza y humildad.

Gracias también al personal del Club, hay grandísimas personas detrás de este proyecto. Gracias a la prensa deportiva, que con tanto cariño nos ha tratado. Gracias a la plataforma SOS Valladolid, que se ha esforzado mucho por echar una mano a este deporte. Y gracias especialmente a la AFICIÓN, una afición en mayúsculas, que nunca ha tirado la toalla, que siente el balonmano como una parte importante de su vida, que se involucra, que no falta a los partidos, que anima siempre hasta el final. ¡Qué lección más bonita nos llevamos!

¡Hasta siempre equipo!