¿Hormigón o acero inoxidable?

Dentro del equipamiento de las modernas bodegas, la tecnología ha dado paso a herramientas y procesos de carácter funcional, donde prima la rapidez, el ahorro energético e incluso el aprovechamiento del espacio. Un buen ejemplo tecnológico -que nada tiene que ver con su origen- es el relativo a los depósitos del vino, es decir, el lugar donde se desarrollan los procesos de fermentación. Desde que el hombre decidió transformar la uva en bebida alcohólica, muchos son los tipos de recipientes creados por él para llevar a buen término esta idea, utilizando materiales de todo tipo, desde el barro a la madera, pasando por el hormigón hasta llegar al acero. Precisamente es el acero inoxidable el material más utilizado por las bodegas modernas. Ligeros, higiénicos y de fácil manejo, gana por goleada a cualquier otro material.

1h

Sin embargo, hay bodegas que todavía conservan aquellos grandes envases de hormigón. Parecen depósitos de otra época –en realidad, lo son-, pero muchas bodegas los conservan y utilizan habitualmente. De hecho, en los últimos tiempos se ha producido una especie de ‘regreso al origen’, y algunas bodegas se esfuerzan por recuperar antiguos materiales para crear vinos diferentes.

2h

 

La Bodega Cuatro Rayas siempre ha utilizado este tipo de recipiente para fermentar sus vinos y todavía lo sigue haciendo. Al tener cierta porosidad, el vino se micro oxigena durante su elaboración, reportando beneficios a la hora de elaborar ciertos tipos de vinos. Cuatro Rayas conserva todavía 18 depósitos de hormigón. Su presencia es testimonial, pues la cifra fue muy superior hace décadas. Cada uno de ellos tiene capacidad para 11.000 litros y todos ellos fueron construidos en 1935.

 

Deja un comentario