Archivo por meses: diciembre 2017

Las uvas de la suerte de Cuatro Rayas

Cada año que se despide se lleva consigo doce meses de nuestra vida. A veces parece mentira que el tiempo pase tan deprisa. Las nuevas añadas nos lo recuerdan y vuelan impresas en las etiquetas de papel. Porque, para una bodega, el cierre del año lo es también de un ciclo completo de intenso trabajo. Todos hemos sido testigos de ello, pero quien mejor lo recuerda está fuera, a la intemperie: la viña.

La viña es testigo de todo, desde la poda a la vendimia. Sobre ella descansa el peso de los racimos y recibe todo lo que la naturaleza promete en cada estación del año: las heladas, las lluvias, el sol abrasador, las brisas nocturnas y las gélidas noches de invierno. Con retraso, a destiempo o por partida doble… ¡Ojalá que el próximo 2018 sea benigno con el campo, tan castigado por la sequía! Esperemos que pronto lleguen las lluvias y las nevadas, que tanta falta nos hacen a todos.

En el año que termina queremos entregaros nuestras uvas de la suerte. En realidad, todas las uvas de Cuatro Rayas están tocadas por la varita de la fortuna, pues de otro modo no podríamos descorchar los excelentes vinos que se elaboran en la bodega. Las uvas que tomaremos en Nochevieja saben a verdejo, a fruta y a flor, por eso cada campanada vendrá acompañada por el dulce sabor de los buenos deseos. Felicidad deseamos para quienes forman parte del gran equipo de la bodega Cuatro Rayas; para nuestros clientes y amigos; para nuestra red de distribución; y para los amantes del vino que confían en un blanco Cuatro Rayas cuando piden un vino en la barra del bar o lo descorchan con esmero en su propia casa.

Que cada uva reparta suerte. Desde la Bodega Cuatro Rayas os deseamos un venturoso año 2018, con el firme propósito de contribuir a ello brindando con un vino blanco verdejo en la copa. No hay mejor modo de tentar a la buena suerte. Gracias por confiar en nuestro trabajo y ojalá podamos compartir juntos muchas añadas más. Feliz Año Nuevo.

 

Cuatro Rayas y el espíritu de la Navidad

Si hay una fecha del calendario propicia para brindar, esa es la que recorre todo el arco festivo de los últimos días de diciembre. Lo mejor de todo es que no hay un día señalado, sino varios. Y la ocasión se multiplica cuando en torno al brindis se reúnen las familias y los amigos, en un cálido abrazo que es especialmente intenso cuando llega la Navidad. Junto a los brindis se suceden los buenos deseos y a veces se intercambian regalos. Los sentimientos están a flor de piel y es inevitable que nos invada cierta nostalgia, pues estas fechas también nos obligan a recordar a quienes ya se han marchado.

El espíritu de la Navidad se cuela en la mirada de los niños, probablemente el más puro reflejo de la ilusión y la esperanza. Pero también entra en los hogares, las casas de comidas y los restaurantes, sobre una mesa bien puesta y preparada para la celebración, donde abundan los productos de proximidad y los vinos propios de cada lugar.

Desde la Bodega Cuatro Rayas también queremos brindar por todos vosotros. Y queremos hacerlo de la mejor manera posible: alzando una copa de vino verdejo, el símbolo que mejor define nuestro trabajo. Brindamos porque se siga cultivando la vid en el solar de nuestros mayores y porque, entre todos, sepamos conservar ese valioso legado que muchos denominan ‘cultura del vino’. Porque esa es nuestra razón de ser. Brindamos también por todo lo que nos rodea y nos enriquece, porque valoramos al viticultor, pero también al pastor y sus rebaños, y a cuantos hombres y mujeres se esfuerzan en dibujar, cada día, ese bello escenario rural de oficios, costumbres y tradiciones al que pertenecemos.

Deseamos que los vinos de Cuatro Rayas estén presentes en vuestras mesas de Nochebuena y Navidad. En cada botella que se descorcha viajan nuestros mejores deseos, por eso cada copa -y cada sorbo- ha de ser un regalo de emociones compartidas. Alzamos la copa por vosotros y por los más de 60 países donde también se brinda ya con los vinos de Cuatro Rayas. Entre todos lo hemos hecho posible. Feliz Navidad.