Archivo de la etiqueta: Castilla y León

Bodega Cuatro Rayas impulsa un proyecto de arqueoenología e I+D para aumentar la longevidad del verdejo

‘Longverdejo’ pretende mejorar el acceso al mercado internacional de los vinos blancos envejecidos e implica el uso de nuevas estrategias como la selección de levaduras autóctonas o la implantación de técnicas vitícolas respetuosas con el Medio Ambiente 

Desarrolla un proyecto en colaboración con el Instituto de Investigación de la Viña y el Vino (IIVV) de la Universidad de León y está cofinanciado por el CDTI con fondos FEDER

La Seca, 26 de mayo de 2020.- La cooperativa Bodega Cuatro Rayas ha puesto en marcha las actividades de Longverdejo, un proyecto de I+D cuyo objetivo consiste en aumentar la longevidad y la capacidad de envejecimiento de los vinos blancos de la variedad verdejo. Bajo el título ‘Estudio de la longevidad de la variedad verdejo en la D.O. Rueda a través de la gestión del suelo, el manejo del viñedo y la arqueoenología’, esta iniciativa desarrollará diferentes e innovadoras estrategias que incluyen novedosas técnicas de manejo de suelo y planta, así como de selección de levaduras autóctonas provenientes de bodegas donde siempre ha predominado lo natural. Todo ello para tratar de influir en los parámetros enológicos más importantes de cara a mejorar el potencial de longevidad de los vinos verdejos, aumentando su vida útil comercial y la posibilidad de destinar el vino a la crianza.

Bodega Cuatro Rayas desarrolla este proyecto en el que también participan investigadores del Instituto de Investigación de la Viña y el Vino (IIVV) de la Universidad de León con el grupo de Investigación del Dr Enrique Garzón. La iniciativa dispone de un presupuesto global de 599.000 € y está cofinanciada por el CDTI con fondos FEDER de la Unión Europea a través del Programa Operativo Plurirregional de Crecimiento Inteligente 2014-2020. Longverdejo tiene una duración prevista de 36 meses, comprendidos entre el 1 de septiembre de 2019 y el 31 de agosto de 2022.

FOCO EN LA VITICULTURA SOSTENIBLE

Para cumplir con el objetivo general de Longverdejo de incrementar la longevidad de los vinos verdejo, se desarrollarán diferentes e innovadoras estrategias que incluyen la selección de levaduras autóctonas de bodegas subterráneas y la implantación de nuevas técnicas de viticultura sostenibles. Como técnicas de manejo de suelo se emplearán nuevos métodos de fertilización con sulfatos de hierro en combinación con turba y/o leonarditas. También se emplearán técnicas de manejo de planta para aumentar la acidez de los mostos, así como nuevos métodos de control fitosanitario de carácter ecológico con el fin de lograr el equilibrio composicional necesario en los mostos para la elaboración de vinos blancos más longevos.

La primera fase de aplicación del proyecto consiste en identificar las características físico-químicas y biológicas de los suelos donde se realizarán los ensayos para determinar las dosis adecuadas de abonado orgánico, utilizando un producto desarrollado por el IIVV en colaboración con la empresa Agroquimes, y más adelante se aplicarán tratamientos foliares y en los procesos de vendimia, como apunta Raúl Diez -socio viticultor y vicepresidente de la cooperativa-. También se ha comenzado a estudiar la fermentación de algunos mostos de la bodega forma natural y sin aditivos en bodegas subterráneas localizadas en Valladolid y Segovia para procurar identificar las cepas de levaduras originarias de estas zonas y comprobar cómo expresan su carácter en los vinos, tal y como expone Roberto L. Tello -enólogo de la cooperativa-.

El gran potencial que presenta la uva variedad verdejo para elaborar vinos blancos longevos no ha sido hasta el momento suficientemente explorado, tal y como ponen de manifiesto Enrique Garzón -profesor de la Universidad de León e investigador del IIVV – y José Martín -director técnico de Viñedo de Bodega Cuatro Rayas. La elaboración de grandes vinos blancos con mayor vida útil constituye uno de los puntos de mayor interés para esta D.O., puesto que facilitaría el acceso de las exportaciones a zonas que requieren vinos de largo recorrido, así como entrar a competir a nivel internacional en el sector de los vinos blancos envejecidos de referencia. Por esta razón, tanto en vinos de guarda como en vinos jóvenes, el incremento de la vida útil de los vinos blancos constituye un punto de interés y mejora muy relevante, que puede aportar grandes ventajas competitivas de cara a la exportación internacional de vinos que demandan grandes recorridos. Además, puede suponer una mejora en la gestión y organización de recursos de las bodegas, permitiendo mayor independencia entre la producción y la demanda inmediata del producto, así como optimizar la logística de distribución y almacenamiento de los mismos. Desde el punto de vista comercial, se pretende que la ejecución de este proyecto de I+D conlleve un aumento de la exportación de este producto.

LA CAPACIDAD DE ENVEJECIMIENTO DE LA VERDEJO EN EL PUNTO DE MIRA DE LA DO RUEDA

El concepto de vida útil en un vino es un concepto complejo que se puede entender como el periodo de tiempo durante el cual un vino mantiene sus características organolépticas iniciales o como el tiempo que un vino se mantiene apto para ser comercializado. Así, los vinos blancos jóvenes, caracterizados por su frescor y aroma frutal, su color pálido y delicado sabor astringente, suelen ser vinos elaborados para ser consumidos en cortos periodos de tiempo desde su producción. En otro sentido, cabe destacar que, aunque los vinos blancos suelen tener menor capacidad de evolucionar en botella que los vinos tintos, ciertas variedades de uva muestran mejores propiedades para la elaboración de vinos blancos más longevos. Este es el caso de la variedad verdejo, que siendo la base del vino blanco más demandado en España concebido como producto de consumo anual, también reúne las características ideales para elaborar vinos blancos envejecidos y vinos jóvenes con mayor vida útil.

COFINANCIADO POR EL CDTI CON FONDOS FEDER

Longverdejo es un proyecto de I+D cuyo principal objetivo es aumentar la longevidad y la capacidad de envejecimiento de los vinos blancos de la variedad verdejo, mediante el desarrollo de distintas y novedosas estrategias que incluyen la selección de levaduras autóctonas y la implantación de nuevas técnicas de viticultura respetuosas con el medio ambiente.  Entre estas técnicas, se emplearán nuevos métodos de fertilización para el manejo del viñedo y de la planta, además de nuevos métodos para el control fitosanitario de carácter ecológico.  Bodega Cuatro Rayas lidera este proyecto en el que también participa, como entidad subcontratada, el Instituto de Investigación de la Viña y el Vino (IIVV) de la Universidad de León. La iniciativa dispone de un presupuesto global de 599.006,36 € y está cofinanciada por el CDTI con fondos FEDER de la Unión Europea a través del Programa Operativo Plurirregional de Crecimiento Inteligente 2014-2020. Longverdejo tiene una duración prevista de 36 meses, comprendidos entre el 1 de septiembre de 2019 y el 31 de agosto de 2022.

Puedes ver un vídeo informativo sobre el proyecto en nuestro canal de Youtube :

Haz click para ver el vídeo resumen de ‘Longverdejo’:

Haz click para ver el vídeo completo de ‘Longverdejo’:

Un hallazgo inesperado – #todoirábien

La historia de nuestra cooperativa está cuajada de momentos en los que ha demostrado su enorme capacidad para hacerse fuerte ante las dificultades; y es que −quizá− su espíritu luchador le venga de cuna, si tenemos en cuenta sus propios orígenes.

La historia es bien conocida: Bodega Cuatro Rayas nació como Bodega Cooperativa de La Seca en 1935, en una España inmersa en la incertidumbre de una inestabilidad política que derivaría tan solo un año más tarde en una Guerra Civil. Las familias viticultoras que tenían sus viñedos en el entorno de la pequeña localidad vallisoletana de La Seca − animadas por el doctor del pueblo, Fermín Bedoya – decidieron agruparse y formar una cooperativa que les permitiera sacar el mayor partido posible del trabajo en las viñas. El concepto era simple: unidos, no solo serían más grandes, sino mucho más fuertes.

Tan solo tres años más tarde, sumidos de lleno en el conflicto nacional, los padres y abuelos de nuestros socios hacían una apuesta osada: unificaron los vinos producidos en sus casas en grandes tinos de hormigón para poner a la venta de manera conjunta el vino de todos. Cuenta la leyenda de esta añada fundacional, que la mezcla de más calidad resultó ser la del depósito número 61, y que −precisamente por ello− de él tomaron el nombre de su primera marca en el mercado vinícola: el ‘Fino 61’ que ha llegado a nuestros días como ’61 Dorado’. La familia ‘61’ ha crecido en los últimos años y actualmente aglutina referencias no sólo de vinos generosos (Dorado y Dorado en Rama), sino también Frizzante y dos variedades de Vermouth a base de uva Verdejo y Tempranillo.

Por aquel entonces el vino se ponía a la venta a granel −el primer embotellado no se llevaría acabo hasta la década de los ‘50− tanto para su venta directa como para su distribución: los vecinos acudían con cántaras de vidrio para adquirir el vino de la casa y bocoyes −grandes barricas de madera− cargados del producto de la cooperativa viajaban por tren hasta otras regiones para hacer llegar el vino generoso de La Seca a muchos otros lugares.
Hasta hoy teníamos constancia de la comercialización de nuestros vinos en esta época fundamentalmente con el norte de España, pero a veces las casualidades nos reservan sorpresas que nos descubren mucho más sobre la intrahistoria de nuestra bodega.

Recientemente un vecino de nuestra localidad, aficionado al coleccionismo de sellos, encontraba en una feria filatélica un sobre muy especial.
El matasellos nos remite a 1943 −punto de inflexión de la II Guerra Mundial− y se envió a la atención de una dirección postal de Ginebra, en Suiza. Lleva impreso el emblema de la cooperativa así como el de su marca: ’61 Amontillado Fino’.

No sabemos si el paquete llegaría con éxito a su destino, ya que los numerosos sellos y visados de este documento nos hablan de que fue intervenido por las autoridades nazis, pero sí nos permite tener constancia de la osadía y fuerza emprendedora de nuestros cooperativistas incluso en momentos de enorme inestabilidad política y económica.

Un argumento más para animarnos a mantener vivo nuestro espíritu de trabajo y esfuerzo en las etapas menos dulces para seguir haciendo llegar como siempre nuestros productos a los clientes en las mejores condiciones.
Otro motivo para poder afirmar con seguridad que #todoirábien.

Bodega Cuatro Rayas – #todoirábien

Desde hace 85 años, nuestra cooperativa trabaja el campo cada día para obtener los mejores frutos y elaborar con ellos vinos excepcionales. En nuestra memoria reciente están nuestros viñedos y quienes los miman con esfuerzo y pasión: ellos son nuestro mayor orgullo, y de ambos hemos aprendido que, si trabajamos juntos, hasta los peores momentos pasan.

Bodega Cuatro Rayas quiere agradecer a las casi 400 familias de sus socios y trabajadores el esfuerzo que están realizando para superar estos momentos de incertidumbre y con este vídeo quiere recordarles que muy pronto podremos disfrutar de nuevo en compañía.

Nuestro emblema green & social puede palparse en cada uno de vosotros: cuidando el medio rural y a quienes habitan en él; brindando porque sabemos que #todoirábien

 

Quim Vila: “Es difícil ir al mundo del vino para pasar un rato”

En la quinta entrega de ‘Las charlas del vino español’ el empresario catalán -referente en la distribución del vino en España- analiza pasado, presente y futuro del negocio y destaca que “el mundo del vino está en su mejor momento”.

La Seca (Valladolid), 02 de marzo de 2020. Tras las conversaciones con el periodista Carlos Delgado, el sumiller Custodio Zamarra, el periodista y escritor José Peñín y la enóloga Isabel Mijares en anteriores entregas de ‘Las charlas del vino español’, el protagonista del quinto capítulo de este formato -que gira en torno al vino y su evolución en los últimos años- es uno de los mayores representantes de la distribución de vino en España: Quim Vila.

El empresario catalán ha sido, durante los últimos 25 años, clave en el desarrollo y la modernización de la distribución y venta de vinos de calidad. Vila Viniteca es una lanzadera que muchas bodegas ansían pues, gracias a su repercusión y el conocimiento de los mercados, ha logrado catapultar muchos vinos y rentabilizar el trabajo de los productores. Quim Vila representa, de este modo, el modelo de distribuidor de vinos en el siglo XXI: aborda todas las plataformas con un liderazgo indiscutible, cuenta con tiendas en Barcelona y Madrid y distribuye vinos de más de 250 bodegas. Además de todo ello, en su agenda profesional nunca faltan actos de divulgación vinculados a las catas, a la música y a los viajes.

En esta nueva entrega del formato ‘Las charlas del vino español’ junto a Javier Pérez Andrés, Vila -que durante la entrevista denota entusiasmo y pasión por la cultura vitivinícola-es optimista y hace énfasis en que en nuestros días vivimos “el mejor momento para el mundo del vino”. “Como siempre hay personas para las que el vino es un negocio y les va bien, y otras a las que les va mal; es difícil ir al mundo del vino para pasar un rato. Es un negocio que no es de hoy para mañana, es de largo recorrido”.

Puedes ver el vídeo completo en el canal de YouTube de Bodega Cuatro Rayas:

Puedes ver el vídeo resumen en español y subtitulado al inglés:

Fomento de la cultura vitivinícola

‘Las charlas del vino español’ es un formato que apuesta por las nuevas tecnologías, con una distribución en exclusiva a través de las redes sociales. Capítulos de menos de una hora en los que se muestra la reunión de grandes prescriptores del vino en nuestro país con Javier Pérez Andrés, periodista especializado cuya trayectoria le ha situado como líder de opinión en la información de vino, turismo y gastronomía en Castilla y León. En estos encuentros, ambos actores ponen en común sus opiniones, valores y criterios. Todo ello en una serie de conversaciones, que -por primera vez en España- generan un debate serio y cargado de conocimientos por parte de las voces más autorizadas del sector: periodistas, sumilleres y diferentes profesionales de reconocido prestigio.

La iniciativa ‘Las charlas del vino español’ está patrocinada por Bodega Cuatro Rayas, referente de la DO Rueda. Con el vino de calidad como pilar fundamental, la bodega se centra con este nuevo formato en el conocimiento del sector vitivinícola de la mano de los mayores expertos a nivel nacional.

Cuatro Rayas pone en valor la Palomino de Rueda con mil botellas de Dorado

Reivindica la uva protagonista en los albores de la DO Rueda y de la que la cooperativa protege una hectárea centenaria

La Seca, 4 de septiembre de 2019.- Bodega Cuatro Rayas saca a la venta, restringida mediante cupo dada su limitada producción, ‘61 Dorado en Rama’, un vino único que saca lo mejor de la uva Palomino en la Denominación de Origen Rueda, una uva condenada a su desaparición ya que tiene vetada su plantación, pero de la que la cooperativa lasecana mima cepas centenarias con el objetivo de continuar las elaboraciones primigenias de la zona. ‘61’ Dorado en Rama supone un fiel recuerdo del vino blanco generoso que fue en el Siglo de Oro, siendo asimismo el vino de la Corte en la época de los Reyes Católicos; rancio tuvo su máximo esplendor con la Orden Real de 1911 en la que se declaraba al vino Tierra de Medina como un vino especial similar a los de Jerez. Sin añada, esta selección supone la única saca de las botas en 2019.

El Palomino de Cuatro Rayas, de apenas una hectárea que data de un siglo, se vinifica a mitad con Verdejo centenario que refresca una selección de doce más uno bocoyes con flor. Los enólogos Elena M. Oyagüe y Roberto L. Tello, han catado más de un centenar de barricas, algunas con vinos de hace 60 años, seleccionando las mejores para elaborar un coupage excepcional. El vino, añejado en estos bocoyes, a semejanza de los sistemas de solera de Jerez, cuando pierde el velo de flor, al terminar la primavera, vive un proceso de oxidación que lo dora; de la bota a la botella sin clarificar ni filtrar este ‘Dorado En Rama’ es expresión perenne de las auténticas soleras de mediados del siglo XX en la ahora DO Rueda.

El vino lleva como bandera la marca 61. El Dorado fue el primer vino que se embotelló en la bodega. En la añada de 1938, los socios decidieron llevar el vino a la bodega por primera vez e introducirlo en grandes tinos. Eligieron el mejor que tenían con un objetivo claro: elaborar añejado de forma comunitaria y en la casa de todos. Con los tinos cargados de vino, el depósito número 61 fue el mejor de todos, por eso decidieron que ese sería el nombre que lucirían las primeras botellas: Nacía entonces la primera marca comercial de la cooperativa.

61 Dorado en Rama (94 puntos Peñín) y 61 Dorado (91 puntos Wine Spectator y 91 Peñín)

La Guía Peñín, referencia internacional, ha otorgado 94 puntos a ‘61 Dorado en Rama’ (50% Palomino y 50% Verdejo). En 2018, se llevó a cabo la última saca tradicional de ‘61 Dorado’ (75% Verdejo y 25 Palomino), que se vende ininterrumpidamente desde los años 50 del siglo pasado, un vino que en los último años ha recibido críticas muy positivas (91 puntos Peñín y 89 Parker) y al que Wine Spectator acaba de conceder 91 puntos en la revista que publica en octubre de 2019.

Bodega Cuatro Rayas anuncia las fechas disponibles para La Vendimia de las estrellas 2019

La actividad ‘Vendimia de las estrellas’ se celebrará el sábado 14 y viernes 20 de septiembre

La ‘Vendimia al amanecer’ se celebrará la mañana del 28 de septiembre

 

La Seca (Valladolid), 27 de agosto de 2019. Con el comienzo de la vendimia, Bodega Cuatro Rayas retomará el próximo 14 de septiembre su actividad enoturística de vendimia. Este año habrá tres fechas disponibles para poder disfrutar de las dos experiencias que la bodega cooperativa de La Seca ofrece el 14 y 20 de septiembre: la ya tradicional ‘Vendimia de las estrellas’, que en ediciones pasadas se consolidaba como la actividad ‘estrella’ de la Ruta del Vino de Rueda; y el 28 del mismo mes: ‘Vendimia al amanecer’, actividad pensada para toda la familia y que, el año pasado, contó con una gran acogida.

En esta edición, el viernes 20 y los sábados 14 y 28 de septiembre, fechas en las que se pronostica que los socios de la cooperativa desarrollen las actividades de vendimia, serán los ofertados para que todo aquél que quiera, pueda vivir de primera mano la actividad de la vendimia en la Denominación de Origen Rueda.

Las experiencias de vendimia incluyen: visitar los viñedos, realizar la vendimia manual o ver la mecanizada, participar en la recepción de la uva en bodega, visitar las instalaciones donde se desarrollan las tareas de elaboración propias de esta época del año y finalmente, almuerzo o cena acompañado de los vinos de la bodega.

Experiencias imprescindibles

 

Para más información: enoturismo@cuatrorayas.es / 647 740 517

Carlos Delgado, crítico: «La mejor zona estratégica para el vino en España es Castilla y León»

El periodista especializado protagoniza la primera de ‘Las charlas del vino español’, un nuevo formato de divulgación alrededor del mundo del vino, con el patrocinio de Bodega Cuatro Rayas y dirigido por el también periodista de agroalimentación y vino Javier Pérez Andrés

La Seca (Valladolid), junio de 2019.- Carlos Delgado, crítico de vinos del periódico ‘El País’, es el primer invitado de ‘Las charlas del vino español’, un novedoso formato de divulgación en el que expertos del sector vitivinícola compartirán conversaciones que giran en torno al vino y a la revolución que este ha experimentado en los últimos años. Este contenido que apuesta por las nuevas tecnologías y las RRSS para su difusión, patrocinado por Bodega Cuatro Rayas, contará con capítulos de 30 minutos que se emitirán completos en Youtube, en los que se mostrará la reunión de estos grandes prescriptores del vino en España con Javier Pérez Andrés, periodista especializado cuya trayectoria le ha situado como líder de opinión en la información de vino, turismo y gastronomía.

Resumen de la entrevista con subtítulos en inglés

Entrevista completa

En estos encuentros pondrán en común sus opiniones, valores y criterios. Todo ello en una serie de conversaciones, que, por primera vez, generan un debate serio y cargado de conocimientos por parte de las voces más autorizadas del sector: periodistas, sumilleres y diferentes profesionales de reconocido prestigio. Espacio Primavera 9, en el corazón de Madrid, es el escenario de la primera de estas charlas, mantenida con el periodista Carlos Delgado. Delgado reflexiona en esta conversación sobre el vino en nuestro país, tanto en lo referente a su historia como a su evolución. Además, el periodista aboga por la puesta en marcha de cambios en la manera de entender y disfrutar el vino, con propuestas como la importancia de fomentar la educación sensorial desde la infancia. Por lo que respecta a la situación actual, Delgado se ha mostrado categórico, asegurando que “la mejor zona estratégicamente hablando para el vino en España es la comunidad de Castilla y León”.

Como cierre de cada charla los invitados y Pérez Andrés disfrutan de mesa y mantel en restaurantes de renombre donde se marida Cuatro Rayas Cuarenta Vendimias Cuvée, un Verdejo de colección de distribución exclusiva en hostelería y las mejores vinotecas. En el caso de la conversación de Javiér Pérez Andrés y Carlos Delgado la comida ha tenido lugar en el reputado restaurante vinoteca madrileño García de la Navarra.

Crítico enológico de referencia: 25 años en El País
La relevancia de Carlos Delgado en el sector se ve avalada por su amplia trayectoria en prensa especializada, tras más de 25 años como crítico enológico del diario El País. Además, es autor de libros como ‘Cien recetas magistrales’, ‘La cocina de los grandes chefs’, ‘El libro del vino’ o, más recientemente, el ‘Manual del Santo Bebedor’. También ha sido creador y comisario de eventos tan significativos como Vinoble, Sicer, TopWineSpain, La Calle de Baco o EspaiPriorat.

Apoyo a la cultura del vino
La iniciativa ‘Las charlas del vino español’ está patrocinada por Bodega Cuatro Rayas, una cooperativa referencia del mundo vitivinícola español y estandarte de la DO Rueda. Con el vino de calidad como pilar fundamental, la bodega se centra con este nuevo formato en el conocimiento del sector vitivinícola de la mano de los mayores expertos a nivel nacional.

Agradecimiento a Espacio Primavera 9 y a Restaurante Vinoteca García de la Navarra

Viñedos Centenarios, patrimonio histórico y humano de la bodega

Más allá del valor sentimental, una antigua fotografía proporciona información extraordinariamente valiosa. A pesar de que el paso del tiempo la haya deteriorado o de la escasa calidad de la imagen, lo cierto es que contemplar un destello del pasado de esta naturaleza es como acariciar un pequeño tesoro. La que hoy os queremos enseñar fue captada hace casi 80 años en el mismo lugar en el que hoy conversan los protagonistas del siguiente vídeo, José Martín del Campo, director técnico de viñedo de Cuatro Rayas, y dos de los socios de la bodega, Carlos Gómez Sanz y Alfredo Barreras Agüero. Los dos últimos tienen mucho que ver con la imagen, pues algunos familiares muy directos aparecen en el retrato en blanco y negro. Se trata de una antigua escena de vendimia, donde posan niños, padres, tíos y abuelos, junto a los animales de carga, los cestos, los carros y generosos racimos de uva. Han pasado 80 años, pero las viñas estaban allí desde mucho tiempo antes.

 

Este retrato coral sale hoy del álbum familiar para convertirse en una fuente documental, pues las viñas que aparecen en la imagen son las mismas que se conservan hoy en el pago, donde están sentados nuestros tres invitados, en el término segoviano de Aldeanueva del Codonal. Precisamente, esta es la zona que conserva una mayor cantidad de viñedo centenario, pues muchos pueblos limítrofes lo arrancaron. Siempre se conoció el lugar como ‘la zona de las viñas viejas’ y, aunque solo se conserva esta pequeña parcela, el viñedo llegaba hasta los pinares que hoy ocupan el fondo de la panorámica. Bodega Cuatro Rayas tiene viñedo centenario en ese entorno, de las que 10 hectáreas son prefiloxéricas, viñas sin portainjertos. Los socios de la bodega tienen, asimismo, una amplia extensión de viñedos allí cuya plantación se calcula hace 80 años. Es decir, la extraordinaria riqueza que atesoran algunos socios de la Bodega Cuatro Rayas, que decidieron conservar el viñedo de las pequeñas parcelas que plantaron sus antepasados. Son auténticos tesoros escondidos y sus uvas, el fruto más codiciado. Hoy, las cepas se miman con el mismo cariño que se ofrece a un anciano porque de ellas nace un fruto escaso, pero de extraordinaria calidad.

También nos hemos llevado a la finca los dos vinos que se elaboran con las uvas centenarias de este tipo de parcelas. Nuestros invitados sostienen con sus manos dos joyas de la Bodega Cuatro Rayas: Amador Díez (Verdejo Cuvée) de la añada de 2015 y Cuatro Rayas Viñedos Centenarios, un blanco verdejo de la añada de 2016. De la antigua fotografía a los modernos vinos solo han pasado 80 ciclos vegetativos… y los que quedan por vendimiar, racimo a racimo.

La poda de invierno en Cuatro Rayas

La poda es una de las prácticas más importantes que requiere el viñedo y de su correcta ejecución dependerá la producción de la próxima cosecha. No descubrimos nada, pero conviene recordarlo de vez en cuando, pues la poda no tiene la vistosidad de otras prácticas, como la mismísima vendimia, que pone punto y final al año de la vid. Sin embargo, esta tarea callada, concienzuda y precisa es determinante para la calidad de los futuros vinos. Con la poda se abre un nuevo ciclo de vida para la planta. Con ella mejoraremos su rendimiento y contribuiremos a mejorar también la calidad de los vinos que vendrán.


Desnudo el viñedo de fruto y hojas, es en este momento cuando los viticultores desenfundan sus tijeras para cortar varas, sarmientos y demás elementos innecesarios en la planta. La poda de los viñedos de Cuatro Rayas se hace todos los años, aprovechando el momento en el que la planta se encuentra en parada vegetativa. Esto sucede desde finales del mes de noviembre hasta finales de marzo o principios del mes de abril. La poda de invierno es tan importante, que de su correcta ejecución dependerá la producción de ese mismo año y la del siguiente.

La poda mediante el método ‘a vara y pulgar’ –el más extendido en nuestro ámbito geográfico- significa que, en cada brazo de la cepa, el viticultor dejará una vara con entre ocho y diez yemas. Además de una vara en cada brazo, también dejará un pulgar. Por lo tanto, cada planta se verá despojada de elementos inservibles quedándose, únicamente, con dos varas y dos pulgares. De este modo se controlan las dos siguientes campañas: la vara, para la vendimia de este año, y el pulgar, que anticipará, o preparará, la del año siguiente.


Todo el proceso de la poda está en manos de nuestros viticultores. Ellos deciden cuándo entrar en el viñedo con la tijera en la mano. Se trata de un proceso meticuloso y no está mecanizado. Es tanta la importancia de esta práctica para el viñedo, que se realiza desde los primeros años de vida de la planta. Es decir, durante los dos o tres primeros años –cruciales para la formación de la planta- la poda es ‘de formación’. Una vez superado este periodo, la poda se denomina ‘de producción’. Gracias a la poda, la planta se prepara para dar lo mejor de sí misma en los meses siguientes, siempre buscando el mejor rendimiento y calidad de las uvas, con las que se elaborarán los futuros vinos de Cuatro Rayas dentro de la DO Rueda.

 

 

Preparados, listos… ¡arranca la vendimia!

Cada año, la vendimia sube su listón. La cosecha de la uva es el examen del año, la reválida final, la prueba más exigente. Sin duda, el periodo del año más importante para cualquier bodega. Es ahora cuando el viñedo se apresura a madurar sus frutos, mientras que las bodegas se preparan para recogerlos después de un año de esmerados cuidados en la viña. Los responsables técnicos empiezan a tomar las primeras decisiones y, seguramente, una de las más arriesgadas sea la que da respuesta a la siguiente pregunta: “¿Cuándo empezamos a vendimiar?”. Maduraciones, acideces, grados, estado sanitario… todos los parámetros se analizan al milímetro, pues de su corrección dependerá la calidad de la uva y los futuros vinos.

Sauvignon Blanc, la primera variedad que se vendimia.

Sauvignon Blanc, la primera variedad que se vendimia.

La vendimia de 2016 ya ha dado el pistoletazo de salida en Cuatro Rayas. Los primeros majuelos comenzaron a vendimiarse el pasado 13 de septiembre y, como es habitual en el ámbito geográfico de la DO Rueda, la uva sauvignon blanc ha sido la primera variedad que ha empezado a recogerse. De momento, buen grado, buenas acideces y un ciclo vegetativo que se ha visto favorecido por las lluvias de los últimos días que, generosamente, están contribuyendo a regular las maduraciones tras demasiadas semanas sin recibir ni una sola gota de agua del cielo.

Viñedo de Sauvignon Blanc durante la vendimia

 

Entrada de la uva en bodega.

Descarga de la uva en las tolvas.

Descarga de la uva en las tolvas.

¿Cómo serán los futuros vinos de la añada de 2016 en Cuatro Rayas? Los impacientes que se hagan esta pregunta tendrán que esperar. De momento, hay que recoger toda la uva y todavía quedan muchas jornadas por delante. La vendimia se presenta larga y algo tardía, pero promete convertirse en una gran campaña. Pendientes del cielo y del refractómetro, nuestros socios cooperativistas y equipo técnico de la bodega se preparan para dar lo mejor de sí mismos a partir de ahora. La vendimia ha llegado y todos estamos listos. ¡Buena campaña para todos!