Archivo de la etiqueta: mejor vino blanco de España

Brindis al Gol con Eva Marciel: “SEMINCI es el cine con mayúsculas”

La reconocida actriz, presentadora de la edición 2018 de la Semana Internacional de Cine de Valladolid, brinda ‘al gol’ con Cuatro Rayas por la ciudad de su corazón, su gente y su vino

La Seca (Valladolid), 24 de octubre de 2018.- 3, 2, 1. Cámara. ¡Salud! El brindis es la claqueta que marca el inicio del partido. Los focos apuntan al escenario de juego, donde cada figura hace su papel. A la derecha de sus pantallas, Eva Marciel. A la izquierda, Benjamín Zarandona. Los dos juegan en casa. Plaza Zorrilla, Teatro Zorrila (Diputación de Valladolid) y Estadio José Zorrilla. “La primera vez que fui a un partido de fútbol profesional fue en Valladolid, por supuesto. Esa sensación de entrar al estadio no se te quita nunca, aunque luego vayas a cualquier estadio del mundo”, declara Eva, aficionada al Pucela desde niña.

 

Esta primera incursión en las tablas abre el paralelismo del mundo del espectáculo con el deporte. “La interpretación y el fútbol tienen mucho que ver”, sostiene Eva, que sigue el texto: “Como un futbolista, tienes que tener unas aptitudes de entrada, pero también hay que estar en el lugar adecuado en el momento adecuado. Que te vea el ojeador adecuado o estar en el ‘casting’ adecuado y encajar en un proyecto o funcionar en un equipo”. Benjamín, como buen apuntador, le da pie a narrar sus inicios. “Es jugar, es pasártelo bien haciendo algo que te gusta. ¡De verdad que tiene que ver mucho con el fútbol!”.

¡Chin chin! Descanso: jugadores a camerinos. El segundo acto comienza de cine. “SEMINCI para mi es el cine en mayúsculas”, asegura Eva, que confiesa a renglón seguido: “Empecé a descubrir el cine no comercial gracias a este festival. De pequeña me escapaba del instituto para ver pelis”. En ese punto la trama se centra en Valladolid, su gastronomía, sus vinos… “Tenemos una ciudad maravillosa”, defiende Eva, que hace un aparte: “Tenemos un patrimonio histórico maravilloso, monumentos, una ciudad bien conservada, una Plaza Mayor… Es una ciudad que tiene cultura, que se respira cultura ¡y deporte también!”. “Aquí vas a cualquier sitio y tienen un buen pincho. Sí, se come bien en Valladolid”, culmina Eva.

La escenografía deja paso a los actores. “Cuando tú tienes un amigo vallisoletano, es para siempre. Somos gente de verdad. Los de Valladolid somos amigos de verdad”. Eva se siente muy de Valladolid, aunque nacida en Madrid. “Soy sietemesina. Mi madre estaba trabajando en Madrid y yo decido adelantarme dos meses, pero he crecido aquí en Valladolid […] Mis padres son de Velliza y yo estoy muy orgullosa y hago mucha patria de mi pueblo”. Se baja el telón, aunque la función debe continuar.

Brindis al gol

Bodega Cuatro Rayas crea este espacio dentro su patrocinio del Real Valladolid. Constituye un punto de encuentro para los amantes del fútbol en general y del Real Valladolid en particular. Abierto, desenfadado y con el ánimo de trasladar el lado humano de un deporte que apasiona a millones de personas en el mundo. Eva Marciel es la cuarta invitada de Benjamín, que actúa como maestro de ceremonias. Próximamente, nuevas figuras públicas charlarán con él para desvelar sus anécdotas y curiosidades. Rostros conocidos del mundo del deporte, los medios de comunicación, el espectáculo… ¿Quién será el siguiente en hacer un ‘brindis al gol’ con Cuatro Rayas?

El Departamento de Marketing y Comunicación de la Bodega Cuatro Rayas

El Departamento de Marketing y Comunicación se encarga de gestionar la información y comunicación que genera la Bodega Cuatro Rayas, tanto de carácter interno (destinada a los socios y empleados), como externo; es decir, la relacionada con los medios de comunicación, patrocinios e imagen de marca. Los responsables de este departamento también lo son del desarrollo de campañas de comunicación y publicidad, y su presencia es una constante en ferias profesionales y eventos promocionales de gran calado. Gracias a su familiarización con el lenguaje de la cata y sus amplios conocimientos sobre la filosofía de la bodega y todos los procesos del vino, su presencia suele ser habitual en presentaciones, catas y degustaciones; y en la atención directa de los enoturistas, que acuden a visitar la bodega desde cualquier parte del mundo.

El equipo de Marketing y Comunicación también se encarga de gestionar y crear contenido en aquellas redes sociales donde tiene presencia activa la Bodega Cuatro Rayas. Sin duda, no nos equivocamos al señalar que este departamento es uno de los más estratégicos de la bodega, pues de él depende el cuidado de la imagen de la firma, pero también la fluida comunicación entre todos los miembros de la entidad, en este caso, los socios de la bodega cooperativa.

Aquí trabajan Álvaro Gago, María Estévez y Sonia García. Álvaro es el director de Comunicación, relaciones públicas de la bodega y responsable del contacto con la prensa especializada y generalista. Natural de Valladolid, este licenciado en Periodismo por la Universidad Europea Miguel de Cervantes de Valladolid se incorporó a este departamento de la firma lasecana en el año 2015 y, desde entonces, ejerce su cometido como máximo responsable.

Nacida en Madrid, pero afincada en Valladolid, María Estévez es licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas por la Universidad de Valladolid (UVA). Ella se encarga de redactar las notas de prensa, gestionar los patrocinios e Intranet, y de la parcela enoturísticas. La última incorporación al departamento ha sido Sonia García. Natural de Tordesillas (Valladolid), es licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas, también por la UEMC. Su cometido está relacionado con el diseño de etiquetas y publicidad gráfica, las actualizaciones web y el Marketing de producto.

Cítricos y botánicos en la cata de 61 Vermouth verdejo

Hoy os presentamos la cata del ‘61 Vermouth’, una de las últimas novedades de la Bodega Cuatro Rayas creada sobre la base de un vino 100% verdejo. Lo hacemos de la mano de su creador, el enólogo Roberto L. Tello, que forma parte del equipo técnico de la cooperativa. Roberto deja muy claro que se trata de una bebida aromatizada, aunque incluye dos tipos de vinos: por un lado, un verdejo joven afrutado y, por el otro, un vino verdejo fermentado en barrica. “Esa es la base, pero hay que tener en cuenta que, para ser vermú, se necesita una mezcla hidro-alcohólica de un destilado de hierbas aromáticas”, explica. Más de 50 plantas aromáticas intervienen en la elaboración de este vermú y, en muchos casos, esta selección de botánicos interviene para potenciar a la variedad verdejo, como el hinojo, la flor de saúco, el tomillo y el romero, que ofrecen inconfundibles aromas de monte bajo.

Para la preparación del vermú utilizaremos hielo y frutas cítricas, como el pomelo o la naranja, que aportarán frescura y realzarán algunas notas propias de la variedad verdejo. En cuanto a la fase visual, el vermú luce un tono caoba con reflejos ambarinos en la capa fina. Si lo llevamos a la nariz, nos encontramos con todos los aromas típicos de nuestra variedad reina. Es muy curioso cómo afloran el romero, el tomillo, el hinojo y los cítricos. En boca tiene volumen, se manifiesta un curioso equilibrio entre los sabores dulces y amargos, aunque siempre está presente la típica acidez de la variedad blanca. Agradable y de largo posgusto en su fase final. Realmente delicioso.

Lo mejor del vermú –por cierto, el nuestro se llama 61 en honor a la primera marca de la cooperativa- es compartirlo con amigos, con un buen aperitivo o con cualquier tipo de tapeo sobre la mesa o el mostrador. Y, recordad: cuando entréis en una tienda, en un bar o en un restaurante, fijaos bien en los tonos azulados de la etiqueta y en la inconfundible botella jerezana. ¡No pidáis otro vermú y tomadlo bien frío!

Cata del vino con mayor ‘solera’ de Cuatro Rayas

El ‘61 Dorado Rueda’ es el vino más antiguo de la Bodega Cuatro Rayas. Dicen que es
el más genuino y el de mayor solera. En nuestra casa nació hace más de medio siglo
como embotellado. Sin duda, es el que mejor representa la más pura tradición de los
vinos que se elaboraban y consumían en toda la zona de Rueda, mucho antes de que
llegaran los verdejos jóvenes, frescos y afrutados que hoy conocemos.

Ángel Calleja -rector y socio de la Bodega Cuatro Rayas y, durante más de cuatro
décadas, enólogo de la cooperativa- es un gran conocedor de la historia de este vino.
Ángel nos explica que el 61 no responde a una añada sino que, en realidad, tiene que ver
con la numeración de un depósito. Porque, al principio de todo, los viticultores
particulares hacían su propio vino en casa, hasta que se creó la cooperativa. Fue
entonces cuando fueron entregando el vino que tenían en sus casas y todas las
aportaciones terminaban en un depósito comunitario. Aunque había varios, el número
61 fue el mejor de todos, por eso todo el mundo quería comprar vino de allí. Esta es la
explicación del nombre del vino.

El ‘61 Dorado Rueda’ es un vino de licor, seco, fruto de la crianza oxidativa. Su
graduación no es inferior a los 15º y debe permanecer en roble, al menos, los dos
últimos años inmediatamente anteriores a su comercialización. Como en Bodega Cuatro
Rayas seguimos el método tradicional, el vino tiene dos tipos de crianza: biológica (que
desarrolla un velo de levaduras y se realiza en botas jerezanas) y oxidativa (en grandes
bocoyes de 640 litros que permiten el contacto del vino con la madera). En este tipo de
vino no podemos hablar de añadas, pues se sigue el sistema de criaderas y soleras.

 

Ángel Calleja y la actual enóloga de Cuatro Rayas, Elena M. Oyagüe, nos ayudan a
comprender mejor este vino a través del lenguaje de la cata. En su fase visual, es
brillante, limpio y dorado, fruto de la crianza oxidativa. Aromas propios de crianza
biológica -panadería y levadura-; y oxidativa -almendras, frutos secos-. Balsámico,
complejo, con notas amargas y muy largo. En cuanto a su armonización y consumo,
Elena recomienda tomarlo con una amplia variedad de quesos, mientras que Ángel se
decanta por las carnes de caza y guisos con alcachofas.