Archivo de la etiqueta: vino blanco

Custodio Zamarra: “El mejor vino es el que con arreglo a tu bolsillo te hace más feliz”

El reputado sumiller protagoniza la segunda de ‘Las charlas del vino español’ junto al periodista Javier Pérez Andrés. El restaurante Zalacaín, en el que Zamarra ha desempeñado su profesión durante más de 40 años, es el escenario de esta conversación en torno al mundo del vino

La Seca (Valladolid), 3 de julio de 2019.- Tras contar con el periodista especializado Carlos Delgado en la primera entrega de ‘Las charlas del vino español’, la segunda conversación de este espacio está protagonizada por uno de los sumilleres más reconocidos de España. Javier Pérez Andrés se sienta en esta ocasión a hablar con Custodio Zamarra, con el que ha compartido anécdotas y reflexiones en torno al sector del vino y a su evolución en los últimos 25 años. Zamarra, lleva a cabo una profunda reflexión sobre sector en España y hace hincapié, entre otros detalles, en que “el mejor vino es el que con arreglo a tu bolsillo te hace más feliz”. Apostilla, en este sentido, que “enológicamente no hay ningún vino que cueste más de 50 euros”, aunque “en los vinos no sólo se paga el contenido, también su historia”.

 

Resumen de la entrevista con subtítulos en inglés

Entrevista completa 

El escenario de esta charla ha sido el restaurante Zalacaín, en el que Zamarra fue sumiller más de 40 años y hasta su jubilación. Su historia en este afamado emblema madrileño de la gastronomía, así como la evolución de la sumillería y del vino en los últimos años son algunas de las piedras angulares sobre las que gira la conversación de Pérez Andrés y Zamarra. Así, tras poner en valor el recorrido experimentado por la vitivinicultura en nuestro país, el sumiller no ha dudado en afirmar que “España es uno de los países más importantes en el sector del vino en el mundo”. Pérez Andrés y Zamarra disfrutan de mesa y mantel maridando con Cuatro Rayas Cuarenta Vendimias Cuvée, un Verdejo de colección de distribución exclusiva en hostelería y las mejores vinotecas del que el sumiller pone de manifiesto es “un verdejo realmente extraordinario”.

Cuatro décadas de dedicación al vino en Zalacaín
Custodio Zamarra es una de las personalidades más importantes del mundo de la sumillería en España. Ligado a la hostelería desde muy joven, su historia profesional en Zalacaín comenzó con tan solo 24 años, cuando se incorporó al equipo del restaurante madrileño. A partir de ahí, miles de vinos pasaron por las manos de Zamarra. Todo ello le convierte en una de las voces más autorizadas del panorama vinícola nacional.

Fomento de la cultura vitivinícola
‘Las charlas del vino español’ es un formato que apuesta por las nuevas tecnologías, con una distribución en exclusiva a través de las redes sociales. Capítulos de 30 minutos en los que se mostrará la reunión de grandes prescriptores del vino en nuestro país con Javier Pérez Andrés, periodista especializado cuya trayectoria le ha situado como líder de opinión en la información de vino, turismo y gastronomía en Castilla y León. En estos encuentros, pondrán en común sus opiniones, valores y criterios. Todo ello en una serie de conversaciones, que, por primera vez en España, generan un debate serio y cargado de conocimientos por parte de las voces más autorizadas del sector: periodistas, sumilleres y diferentes profesionales de reconocido prestigio. La iniciativa ‘Las charlas del vino español’ está patrocinada por Bodega Cuatro Rayas, referente de la DO Rueda. Con el vino de calidad como pilar fundamental, la bodega se centra con este nuevo formato en el conocimiento del sector vitivinícola de la mano de expertos.

Agradecimiento a Restaurante Zalacaín

Éxito del ‘61’ Vermouth Verdejo en tres estrellas Michelin en Italia

La Seca (Valladolid), 27 de junio de 2019. El aperitivo de Bodega Cuatro Rayas cruza fronteras y se instala en la cuna del vermú por excelencia: Italia. Tres de los restaurantes con Estrella Michelin de este país, tienen en su carta el ‘61′ Vermouth Verdejo, un vermú que se lanzó al mercado en el 2017 convirtiéndose así en el primer vermú de bodega cien por cien verdejo y que desde su presentación no ha dejado de sorprender a los consumidores consagrados de dicha bebida.

Además de poder encontrar el vermú en España, México, Canadá, Alemania, Bélgica, Austria, Suiza, Holanda, Polonia, ’61’ Vermouth Verdejo está presente en la carta de distintos restaurantes de gran prestigio a nivel internacional como son: Ristorante Dolada (Pieve d’Alpago), Ristorante Al Capriolo (Vododi Cadore), Ristorante Tivoli (Cortina d’Ampezzo), todos ellos con una Estrella Michelin y situados al norte de Italia, próximos a la región en la que se localiza el origen del vermú en el S. XVIII tal y como lo conocemos hoy en día.

’61’ Vermouth Verdejo
La mezcla del verdejo (50% del año y 50% fermentado en barrica), junto a las esencias de los botánicos le dan a este vermouth un color caoba con reflejos ambarinos, aroma intenso, donde predominan aromas de monte bajo como son hinojo, flor de saúco con toques de tomillo y romero, tan característicos de la variedad verdejo. Boca equilibrada con un final amargo, agradable y largo, dejando los recuerdos balsámicos encontrados en nariz.

Estrellas Michelin con sabor vallisoletano
En Valladolid podemos encontrar también algún verdejo de Bodega Cuatro Rayas en dos Estrellas Michelin: La Botica de Matapozuelos, ubicado en la localidad vallisoletana de Matapozuelos y en activo desde el 2002, se puede disfrutar de sus creaciones gastronómicas acompañadas de Cuatro Rayas Cuarenta Vendimias Cuvée o de ‘61′ Dorado; Restaurante Trigo, localizado en la capital vallisoletana y que lleva compartiendo su pasión por la gastronomía desde el 2007 podemos encontrar Amador Diez. Estas tres referencias son elaboraciones de verdejo exclusivas que rompen el mito de que los verdejos han de consumirse en el año.

Carlos Delgado, crítico: «La mejor zona estratégica para el vino en España es Castilla y León»

El periodista especializado protagoniza la primera de ‘Las charlas del vino español’, un nuevo formato de divulgación alrededor del mundo del vino, con el patrocinio de Bodega Cuatro Rayas y dirigido por el también periodista de agroalimentación y vino Javier Pérez Andrés

La Seca (Valladolid), junio de 2019.- Carlos Delgado, crítico de vinos del periódico ‘El País’, es el primer invitado de ‘Las charlas del vino español’, un novedoso formato de divulgación en el que expertos del sector vitivinícola compartirán conversaciones que giran en torno al vino y a la revolución que este ha experimentado en los últimos años. Este contenido que apuesta por las nuevas tecnologías y las RRSS para su difusión, patrocinado por Bodega Cuatro Rayas, contará con capítulos de 30 minutos que se emitirán completos en Youtube, en los que se mostrará la reunión de estos grandes prescriptores del vino en España con Javier Pérez Andrés, periodista especializado cuya trayectoria le ha situado como líder de opinión en la información de vino, turismo y gastronomía.

Resumen de la entrevista con subtítulos en inglés

Entrevista completa

En estos encuentros pondrán en común sus opiniones, valores y criterios. Todo ello en una serie de conversaciones, que, por primera vez, generan un debate serio y cargado de conocimientos por parte de las voces más autorizadas del sector: periodistas, sumilleres y diferentes profesionales de reconocido prestigio. Espacio Primavera 9, en el corazón de Madrid, es el escenario de la primera de estas charlas, mantenida con el periodista Carlos Delgado. Delgado reflexiona en esta conversación sobre el vino en nuestro país, tanto en lo referente a su historia como a su evolución. Además, el periodista aboga por la puesta en marcha de cambios en la manera de entender y disfrutar el vino, con propuestas como la importancia de fomentar la educación sensorial desde la infancia. Por lo que respecta a la situación actual, Delgado se ha mostrado categórico, asegurando que “la mejor zona estratégicamente hablando para el vino en España es la comunidad de Castilla y León”.

Como cierre de cada charla los invitados y Pérez Andrés disfrutan de mesa y mantel en restaurantes de renombre donde se marida Cuatro Rayas Cuarenta Vendimias Cuvée, un Verdejo de colección de distribución exclusiva en hostelería y las mejores vinotecas. En el caso de la conversación de Javiér Pérez Andrés y Carlos Delgado la comida ha tenido lugar en el reputado restaurante vinoteca madrileño García de la Navarra.

Crítico enológico de referencia: 25 años en El País
La relevancia de Carlos Delgado en el sector se ve avalada por su amplia trayectoria en prensa especializada, tras más de 25 años como crítico enológico del diario El País. Además, es autor de libros como ‘Cien recetas magistrales’, ‘La cocina de los grandes chefs’, ‘El libro del vino’ o, más recientemente, el ‘Manual del Santo Bebedor’. También ha sido creador y comisario de eventos tan significativos como Vinoble, Sicer, TopWineSpain, La Calle de Baco o EspaiPriorat.

Apoyo a la cultura del vino
La iniciativa ‘Las charlas del vino español’ está patrocinada por Bodega Cuatro Rayas, una cooperativa referencia del mundo vitivinícola español y estandarte de la DO Rueda. Con el vino de calidad como pilar fundamental, la bodega se centra con este nuevo formato en el conocimiento del sector vitivinícola de la mano de los mayores expertos a nivel nacional.

Agradecimiento a Espacio Primavera 9 y a Restaurante Vinoteca García de la Navarra

Cuatro Rayas Cuarenta Vendimias Sauvignon Blanc

Pocas cosas nos llenan de más satisfacción como descorchar una botella y catar el vino que contiene. Nos entusiasma observar cómo se descubre ante los sentidos, la complejidad de sus matices, su color, el aroma que desprende y cómo se comporta cuando lo llevamos a la boca. En el siguiente vídeo podéis seguir la cata del blanco Cuatro Rayas Cuarenta Vendimias Sauvignon Blanc.

Nos guía en la cata la enóloga Elena Martín Oyagüe, sucesora del también enólogo Ángel Calleja, con quien ha trabajado, codo a codo, durante dos décadas. Ella firma esta selección especial, elaborada con uvas procedentes de viñedos plantados en 1990 y que hoy suman cuatro hectáreas. Si tenéis la ocasión de seguir esta cata con un Cuatro Rayas Cuarenta Vendimias (sauvignon blanc) delante, comprobaréis que la descripción se ajusta, perfectamente, al vino que vais a probar.

Elena conoce muy bien este vino y, entre todas sus cualidades, destaca de él su color, amarillo pálido brillante. También su nariz fresca, con aromas a frutas cítricas, hierbabuena y flores blancas. En boca se manifiestan, de nuevo, las frutas cítricas, y presenta una refrescante acidez. A la hora de armonizar, el abanico de platos y productos es tan amplio como el gusto del consumidor, pero sabemos bien que nunca defrauda si lo hacemos acompañar con pescados, mariscos, sopas y cremas frías. Deseamos que disfrutéis de este vino tanto como lo hacemos nosotros cuando descorchamos una botella. ¡Salud!

«61» Vermouth & Live Music

Bodega Cuatro Rayas ha organizado una actividad para el 4 de noviembre en la que se unen la pasión por la música y la pasión por el verdejo y que se suma a la Ruta “61 Vermouth Verdejo”, una serie de actividades programadas para promocionar el nuevo producto de Bodega Cuatro Rayas: «61» Vermouth y que ya ha cumplido varias etapas.

«61» Vermouth & Live Music

Cover Club Acústico* serán los encargados de acompañar musicalmente esta actividad donde se podrá conocer las instalaciones y disfrutar del último producto de Bodega Cuatro Rayas, «61» Vermouth en un ambiente distendido mientras descubres los secretos de elaboración del primer vermú de bodega cien por cien verdejo.

¡Anímate y ven a tomarte el 61 Vermouth acompañado de un aperitivo a base de encurtidos y alguna sorpresa más!

*Cover Club Acústico, su sonido es una mezcla de rock&roll, pop, funky, soul, swing… Siendo la base de su espectáculo un amplio repertorio de conocidos temas de los 70’s, 80’s, 90’s… interpretados con una actitud que llevan su música más allá de la simple imitación infundiéndole una enorme originalidad y energía.

 

¿Qué incluye la entrada?

Información de interés:

  • Día: 4 de noviembre de 2017 (sábado)
  • Apertura de puertas: 12.30 horas
  • Comienzo de la actividad: 13.00 horas (duración aproximada de dos horas)
  • Lugar: Tienda Bodega Cuatro Rayas
  • Precio: 12 euros por persona (plazas limitadas)

 

A tener en cuenta:

  • Sesiones disponibles: sábado, 4 de noviembre de 2017
  • Prohibida la entrada a menores de 18 años
  • Plazas limitadas, obligatorio adquirir la entrada antes de las 23:59 horas del viernes 3 de noviembre del 2017
  • Venta anticipada vía ticketea: 12 euros (i.v.a incluido)
  • El horario (apertura de puertas 12:30, comienzo del concierto 13:00 y final de la actividad 15:00) y fecha (4 de noviembre) son susceptibles de modificación acorde a las necesidades propias de la actividad por lo que es obligatorio facilitar un teléfono de contacto
  • Transporte NO incluido.
  • Una vez adquirida la entrada, no se admitirán cambios ni devoluciones, única y exclusivamente, se cambiará por otra entrada para la nueva fecha en caso de cancelación total del evento por parte de la organización.
  • La imposibilidad del COMPRADOR de asistir a la actividad por causas ajenas a Bodega Cuatro Rayas y/o el error al realizar la adquisición o no haber observado el cambio de fecha u horario, no serán motivos válidos para solicitar la devolución del importe del precio de las entradas.

 

 

 

 

El pincho ‘tomamuestras’ de Cuatro Rayas, ¿para qué sirve?

La toma de muestras en vendimia es un proceso fundamental antes de empezar a recoger la uva. Ya nos hemos referido a ella, explicando las características de esta tarea, que se realiza de forma manual en las parcelas, recogiendo las bayas, una a una, e identificándolas de forma precisa. Después, todas pasan al Laboratorio, donde se evalúan pormenorizadamente, analizando el peso, el grado alcohólico y la acidez. Si los parámetros son correctos, se procederá a recoger la uva de las parcelas, pues solo cuando alcanza su momento óptico, la uva debe ser recolectada.

Sin embargo, con la uva ya vendimiada, hay un último muestreo que siempre realiza la bodega antes de descargar los remolques. Hoy en día se ha convertido en un proceso fundamental y se hace sobre la totalidad de las partidas de uva que entran en la Bodega Cuatro Rayas. Esta operación es posible con la ayuda de un brazo mecánico, popularmente conocido como ‘pincho tomamuestras’.

Este brazo articulado está equipado con un tornillo sin fin que se introduce en la carga varias veces, en sentido vertical, para tomar una pequeña cantidad de uva. Con la muestra recogida, esta se introduce en un pequeño depósito que, a su vez, pasa por el refractómetro. Es decir, aquí se vuelven a analizar los parámetros relativos a alcohol probable, ph y acidez, dado que la muestra es lo suficientemente representativa de toda la carga. Los datos se almacenan, aunque una última muestra pasa al Laboratorio, donde es analizada con tecnología infrarroja, que estudia otros parámetros, como el contenido en potasio, ácido málico y los índices sanitarios, entre otros.

 

Toma de muestras: del envero al final de la vendimia

Es uno de los procesos más importantes antes de iniciar la vendimia, pues determinará en qué momento podemos empezar a recoger la uva. Nos referimos a la toma de muestras, que siempre se hace a pie de parcela. El muestreo es fundamental para conocer el estado del viñedo antes de empezar a vendimiarlo. Si una uva no está madura, esto repercutirá en la calidad de los futuros vinos, por eso son tan importantes los controles en el viñedo justo antes de vendimiar.


De esta importante tarea se encarga el equipo técnico de viñedo de la Bodega Cuatro Rayas. Por lo general, suelen utilizar patrones de muestreo establecidos para que haya repeticiones y para que todas ellas se hagan en los mismos lugares. Es decir, en el mismo pago, en los mismos líneos y, casi, en torno a las mismas cepas.

Es importante saber que las muestras se toman al azar, pero el resultado del análisis nos proporcionará los mismos resultados que si la parcela se analizara al completo. Este proceso se realiza, de forma permanente, desde el envero (por lo general, a mediados de agosto) hasta el final de la vendimia. Y, en el caso de la Bodega Cuatro Rayas, se recogen muestras de casi la totalidad de las 2.300 hectáreas de cultivo de nuestros socios cooperativistas. Una vez recogidas y perfectamente identificadas, las muestras se trasladan inmediatamente al Laboratorio de la Bodega Cuatro Rayas.

Con las uvas en el Laboratorio, en primer lugar se procede a pesar las bayas. A continuación, se trituran, con lo que obtenemos el mosto, del que se analizará la acidez y el alcohol probable. Si los análisis alcanzan los parámetros deseados, los resultados se envían al Departamento de Viñedo, que empezará a organizar la recogida de la uva de las parcelas que han recibido el visto bueno… y en el menor tiempo posible.

La vendimia manual en Cuatro Rayas

Cuando llega la vendimia, todo el engranaje de una bodega se pone en marcha. A pleno rendimiento trabajan tractores, remolques, tolvas de recepción, máquinas y todo el personal técnico de la bodega. También ejercen una labor fundamental los vendimiadores pues, aunque casi la totalidad del viñedo de Cuatro Rayas se vendimia de forma mecanizada, los que están plantados en vaso exigen la recogida de forma manual.

Hoy nos hemos acercado al viñedo de los hermanos Ignacio y Jacinto Martín, situado en el Pago Bodeguilla de Serrada (Valladolid). Ambos son socios viticultores de Cuatro Rayas y estos días las cuadrillas de vendimiadores se emplean a fondo para recoger la uva. El proceso es completamente manual. Los cestos y cuévanos de antaño hoy dan paso a las cajas, donde se depositan los racimos recién cortados, de uno a uno, descartando los dañados. El proceso exige una cierta delicadeza y una cierta destreza en el manejo, que a veces roza la pura artesanía, desde el corte con la tijera hasta su depósito en las cajas. Una vez llenas, las cajas se conducen a los remolques, que trasladarán la carga a la bodega en el menor tiempo posible. De este modo, se preservará al máximo la temperatura y la calidad de la uva.

La conversación con Jacinto Martín nos permite recordar lo distintas que eran las vendimias de antaño, cuando todo –absolutamente todo- se recogía a mano. Poco tenía que ver con la actividad económica que hoy genera la venta y elaboración del vino: sencillamente, la vendimia era una fiesta que se celebraba por todo lo alto y tenía un carácter familiar. Difícil de olvidar la estampa de los majuelos, llenos de niños, ancianos, personas de todas las edades, vecinos de los pueblos del entorno, animales de carga, carros, cestos de uva…

Con el paso del tiempo llegaron los primeros cambios y la mecanización convirtió la vendimia en algo completamente distinto. Las primeras máquinas llegaron a la zona en la década de los 80 del siglo pasado, provenientes de Francia. Aunque los viticultores las veían con cierto recelo, muy pronto pudieron comprobar sus ventajas: recogían la uva a gran velocidad y ahorraban muchos costes, sobre todo los relacionados con la mano de obra. Sin embargo, a pesar de la mecanización, viñedos en vaso tan valiosos como los que conservan algunos socios de la bodega Cuatro Rayas bien merecen el cuidado y la atención de la mano del hombre, en primera persona.

Puedes ver el vídeo haciendo click aquí

Prensas: de la viga romana a la atmósfera sin oxígeno

Pocos utensilios han contribuido, de forma tan eficaz, al desarrollo de los procesos del vino como las prensas. Aunque las modernas bodegas ya no utilizan prensas romanas, lo que sí perdura es su concepto. Las vigas de madera han dado paso a materiales más modernos y la fuerza humana ya no es necesaria para poner en marcha el proceso de prensado. Mucho ha llovido entre la viga romana y los modernos sistemas de prensado. En el caso de la Bodega Cuatro Rayas, precisamente la parcela tecnológica siempre ha priorizado estar dotado de los mejores sistema tecnológico al servicio de los procesos del vino.

En este contexto, hoy os hablamos del sistema de prensado ‘inertis’, que trabaja en una atmósfera con ausencia de oxígeno con el objetivo de proteger al mosto durante el prensado. De este modo, se impide el desarrollo de las oxidaciones, con las consiguientes pérdidas de aromas en los mostos, claves para la calidad de nuestros futuros vinos blancos. Se trata, sin ninguna duda, de uno de los procesos más delicados de la uva antes de iniciar el largo proceso antes de convertirse en vino. Además, en nuestro caso, las prensas ‘inertis’ son ecológicas, pues consumen muy poca energía y consiguen reprocesar el nitrógeno que se genera durante cada proceso. Esta prensa, que utilizamos en la Bodega Cuatro Rayas, forma parte del equipamiento tecnológico más avanzado de la bodega. Sin duda, un nuevo ejemplo de tecnología puntera al servicio de la calidad y de los vinos del siglo XXI.

De racimo a raspón

En alguna ocasión os hemos hablado de las ventajas de la vendimia mecanizada. Sus beneficios están relacionados con el ahorro de tiempo, los costes de recolección, una mayor precisión y la mejora en la calidad de la uva. Como os podéis imaginar, convertir el racimo en raspón en un tiempo récord y con todas las garantías es otra de las grandes ventajas de la práctica mecanizada. Si alguna vez os habéis preguntado cómo se despoja el grano de su ‘esqueleto’, os sacamos de dudas de inmediato. Como ya sabéis, la máquina de vendimiar ejecuta su trabajo a medida que avanza por cada liño. Va provista de una especie de ‘vareadora’, que sacude enérgicamente los racimos. Gracias a los movimientos vibratorios, la uva se desprende fácilmente del racimo y cae dentro de una cita transportadora que está alojada dentro de la máquina. Es tan efectiva esta práctica, que el 80% del racimo -vacío, claro está- se queda en la planta.

Pero, ¿qué pasa con el raspón que, irremediablemente, entra en la máquina? De eso se encarga una despalilladora interna que está alojada dentro de la máquina. Es tan efectiva, que consigue eliminarlo de forma inmediata antes de que la uva pase a la tolva. De este modo, la uva se despoja completamente del raspón y evita que cualquier elemento extraño pase a la prensa e impregne al mosto amargores indeseados. Como os podéis imaginar, el despalillado es un proceso esencial. Además, no solo libera a la uva del raspón, sino también de otros muchos restos herbáceos, como hojas y pequeños sarmientos.

En el caso de Bodega Cuatro Rayas, otra de las ventajas de despalillar de forma mecanizada es que se hace a pie de campo, así nos aseguramos que la uva que entra en la bodega está completamente libre de residuos. No obstante, todo el proceso que os hemos explicado culmina con una última revisión en bodega, una vez que el remolque entra con la carga de uva.